Dubái en 2 días

Que ver en Dubái en 2 días aprovechando una escala del vuelo de Emirates

Cuando organizamos nuestro viaje a Japón, convencí a mi pareja de hacer una noche en Dubái, aprovechando la escala que teniamos que hacer obligatoriamente al volar con Emirates.

Un país que a ella no le hacia ni pizca de gracia visitar, pero a mi me tenia fascinado por todo lo que lo había leído y visto en algunos reportajes, el proceso evolutivo tan bestial de como han pasado de dedicarse al pastoreo y al comercio de perlas, a ser uno de los países mas ricos del mundo gracias al petróleo en apenas 50 años. Su arquitectura actual es de las más espectaculares, con el rascacielos más alto del mundo (de momento) de 828 metros de altura , sus islas artificiales en forma de palmera y las islas » the world» con la forma del mapamundi.

Un poco de información de Dubái : 

Moneda: El dírham de los EAU tiene un valor aproximado de 0,22€.
Cuando ir : Mi consejo es ir en invierno con unas temperaturas muy agradables o en su caso primavera u otoño, nosotros estuvimos en Agosto y nos asamos literalmente de calor.
Documentación y visados : Con el pasaporte, en el aeropuerto nos hicieron el visado al momento.
Tarjetas: De uso muy extendido en todo el país, es la mejor forma de pagar cualquier cosa.
Teléfono:  Lo mejor es utilizar el wifi de los hoteles y centros comerciales.
Internet: hay Wifi en todos los lugares turísticos.
Seguridad: país totalmente seguro.
Vacunas: No es necesaria ninguna (de momento).
Electricidad: voltaje de 220 Voltios, con los mismos enchufes que en España.
Diferencia horaria: +3 horas comparado con España.

Escala en Dubái – día 1

Llegamos aproximadamente a las cinco de madrugada procedentes de Osaka, como el Aeropuerto Internacional de Dubái es un hub inmenso, tuvimos que situarnos un poco observando con atención uno sus paneles informativos para acceder a la zona de control de pasaportes, pero la verdad es que está todo bastante bien indicado con franjas de color para evitar que los turistas nos despistemos, la decoración del aeropuerto es suntuosa, con altísimas columnas de mármol y espejos por doquier.

A esas horas de madrugada éramos pocos los que hacíamos la entrada al país, así que los tramites aduaneros fueron bastante rápidos. Para dirigirnos hacia nuestro hotel optamos por coger un taxi, aprovechando que los precios de los estos en Dubái son relativamente económicos, nos costo 80 AED, que son unos veinte euros.

Habíamos reservado previamente con booking el hotel City Stay Inn Hotel Apartment, en el que elegimos reservar un apartamento ya que estaban en oferta en aquel momento, con comedor y cocina incluidos, una ganga.

Como era de esperar, al llegar al hotel, todavía no podíamos ocupar el apartamento, así que dejamos las maletas en consigna y salimos sin perder un instante a visitar la ciudad.

Pista de esquí del Mall of the Emirates

Decidimos iniciar nuestro recorrido matinal por el centro histórico de la ciudad, a pesar de que quizás era demasiado temprano, igualmente nos dirigimos hacia la parada de metro elevado más cercana que era la del Mall of the Emirates.

El metro fue inaugurado en septiembre del año 2009 disponiendo actualmente de dos líneas, la roja y la verde, su funcionamiento es totalmente autónomo o sea sin conductor, da un poco de mal rollo, pero funciona a la perfección.

Estación del Metro

En nuestro caso compramos la tarjeta silver card, que tiene un precio de 25 Aed e incluye un saldo de 19 Aed, además la puedes ir recargando dependiendo de las necesidades de cada uno, en las máquinas expendedoras que hay en todas las estaciones, por si no queréis comprar la tarjeta, los precios individuales por trayecto oscilan entre los 3 a los 5 Aed.

Estación del Metro

Como a esas hora iba casi vacío nos pudimos sentar en el primer vagón que dispone de un gran ventanal acristalado,  donde pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad al amanecer circulando entre impresionantes edificios, a cual más espectacular, parece una exposición de arquitectura, si es cierto que como comenta mis esposa, se ve todo algo artificial, como si estuviéramos en un parque temático al estilo Universal Studios, pero hay que reconocer que es todo un espectáculo para la vista.

Calle Principal Dubái
Deira

Nos bajamos en la estación de Union, situada en el barrio de Deira, con la intención de pasear por el centro antiguo, origen de la ciudad, la ciudad antigua fue construida a ambos lados de una ría natural que se adentra tierra adentro unos diez kilómetros llamada creek, la cual separa los antiguos barrios de Bur Dubái y Deira.

Deira

De golpe y porrazo pasamos de estar entre rascacielos neoyorquinos a estar en mitad de una población norteafricana, un cambio radical. Como era demasiado temprano los comercios todavía no habian abierto sus puertas, pero como faltaba poco, esperamos dando un paseo a orillas del creek, a partir de las 8 empezaron a abrir algunas de ellas.

Dubái Creek

Una de las calles más famosas a visitar en Deira es el Zoco del Oro, en esta calle techada se reúnen casi todas las joyerías de la ciudad, son unas 300 tiendas en total, se nota que es una zona muy segura, pues en sus escaparates hay joyas gigantes de oro macizo y no parece que estén muy preocupados por los robos, en una de ellas tienen expuesto el anillo de oro más grande del mundo.

Zoco de las Especias

Otras de la tiendas que nos sorprendieron eran la que vendían azafrán, con grandes montones expuestos en sus escaparates para deleite de sus clientes potenciales, en nuestro caso nos limitamos a fotografiarlos, eso significaba que estábamos en el Zoco de las Especias. En esta zona hay varios zocos a cual más interesante, es una gozada pasear entre las estrechas calles para ir descubriendo encantadores rincones, están distribuidos por oficios, los que venden cestas de mimbre, los de ropa, trabajos en madera, etc..

Especias
Bur Dubai
Zoco de Bur Dubai

Nos aceramos a los embarcaderos, quedando frente a nosotros al otro lado del creek, la mezquita de Al Bastakiya con sus espectaculares minaretes. Como veíamos que habian unas pequeñas barcas que transportaban la gente de una orilla a otra nos decidimos a subir en una de ellas para cruzar al barrio de Al Fahidi en Bur Dubai, estas barcas tradicionales se llaman abras, nos sorprendió el precio para cruzar el Dubái Creek es de solo 1 Aed, que son 20 céntimos de Euro, un precio realmente económico, yo me esperaba que al vernos turistas nos clavarían más.

Recorrimos el Zoco de Bur Dubai y el Bur Dubai Souk Market, pasamos frente a la mezquita Grand Bur Dubai Masjid hasta legar al importante Museo de Dubái, el cual está ubicado en el interior del fuerte Al Fahidi, fue construido en el año 1787 y es considerado el edificio más antiguo de la ciudad, en esos momentos estaba haciendo un calor insoportable, eso que apenas eran las nueve de la mañana.

Fuerte Al Fahidi

La entrada al museo tiene un precio de 3 Aed, en él se exponen varias antigüedades, barcazas tradicionales, cañones y una zona arqueológica, no es un museo muy grande pero tiene su interés, además de que estábamos muy fresquitos dentro.

Al salir del museo, hacia un sol abrasador, estábamos a casi 40 grados, lo que nos hizo decidirnos por seguir visitando la ciudad mediante el metro con aire acondicionado, cogimos el metro en la parada de Al Fahidi de la línea verde y cambiamos en la estación de Burjuman a la línea roja bajándonos en la parada de World Trade Centre, donde hicimos algunas fotografías de los rascacielos.

Mezquita Jumeirah
Mezquita Jumeirah

Queríamos llegar a la única mezquita que acepta visitantes no musulmanes de Dubái, la mezquita Jumeirah, ubicada en la calle Jumeirah 1, pero la parada de metro quedaba bastante lejos, por consiguiente cogimos un taxi que nos dejo justo enfrente, evitando el calor en lo posible.

Como las visitas a la mezquita se realizan de sábado a jueves a las 10 de la mañana, llegamos por los pelos justo a tiempo, adquirimos la entrada en el bar anexo a la mezquita (10 Aed), nos explicaron los requisitos de entrada, básicamente fue que para poder acceder a su interior se tenian que poner las mujeres unas túnicas negras con un pañuelo rojo en la cabeza y entramos a la visita guiada.

Apenas pudimos observar detenidamente la fachada, trabajada en piedra blanca al estilo del califato fatimí, junto a sus dos minaretes a los lados de una cúpula central, rápidamente pasamos a su precioso interior donde nos hicieron una explicación de la historia de la mezquita, fue una visita interesante, pero si la compramos con las mezquitas que visitamos en Estambul nos faltó un poco de grandiosidad.

Mezquita Jumeirah
Mall of the Emirates
Mall of the Emirates

Al salir, cogimos un taxi y nos dirigimos hacia el centro comercial llamado Mall of the Emirates, conocido internacionalmente por disponer de una pista de esquí en su interior, como era de esperar es un recinto impresionante, mientras en el exterior estábamos a 40 grados, en el Ski Dubai tenían nieve natural, pingüinos emperador y toda una estación de invernal al completo, con su telesillas de cuatro plazas, su tobogán de nieve, etc. No me quiero imaginar el consumo energético que necesita el complejo para estar a una temperatura bajo cero.

Ski Dubái

Especialmente curioso es también el espectacular restaurante junto a las pistas de esquí, con paredes de piedra y fuego a tierra para calentarse del «frio» invernal. El resto de tiendas del centro comercial la gran mayoría eran de afamadas marcas de lujo solo aptas para los jeques y su esposas cubiertas con el  burka de color negro, que cada vez que las veía mi esposa se ponía de los nervios.

Mall of the Emirates

Comimos en uno los restaurantes dentro del centro comercial, con el único inconveniente de que no se puede pedir ni una cerveza, ya que el alcohol está prohibido. Al terminar nos fuimos ha descansar un rato en el hotel, pues estábamos reventados, entre el vuelo, lo poco que habíamos dormido y el calor había hecho mecha en nosotros.

Burj Khalifa
Burj Khalifa

Llegó el momento de la visita «top» de Dubái, los que habéis leído algunos de mis diarios ya sabréis de mi fascinación por subir a los edificios más altos que me voy encontrando en mis viajes y eso que tengo vértigo, pero me atraen enormemente estas maravillas constructivas desafiando constantemente les leyes de la física.

At the Top, Burj Khalifa

Previamente habíamos adquirido por internet las entradas para subir al Burj Khalifa que tienen un precio de 130 Aed, aquí os dejo el enlace : https://www.burjkhalifa.ae/en/observation-decks/at-the-top/ , elegimos la hora del ocaso, ya que pensamos que sería una buen momento para ver la ciudad tanto con luz diurna como posteriormente totalmente iluminada.

At the Top, Burj Khalifa

Como resulto que íbamos un poco justos de tiempo, preferimos ir hacia el downtown en taxi, pues en metro no teníamos claro lo que tardaríamos en llegar, ni tampoco sabíamos lo estrictos que son con el horario de entrada.

At the Top, Burj Khalifa

Una vez en la planta baja del enorme edificio, nos costó un poco encontrar el acceso correcto, incluso preguntando a la gente nos daban informaciones contradictorias, pero por fin llegamos a la zona de acceso del «At the Top, Burj Khalifa«, estas entradas dan acceso a la planta 125, hay la opción de subir más a la planta 148 por un precio de 359 AED, pero nosotros consideramos que con la planta 125 ya teníamos más que suficiente.

El ascensor subió en tan solo 55 segundos a la planta 124, me sorprendió la dulzura con que lo hizo, apenas notamos ninguna sensación desagradable en el estómago.

At the Top, Burj Khalifa

Una vez arriba las vistas son espectaculares, a pesar de que había una visibilidad limitada a causa de la arena en suspensión, inconvenientes de la cercanía del desierto combinado con las altas temperaturas diurnas.

At the Top, Burj Khalifa

Estuvimos haciendo decenas de fotografías y vídeo durante el atardecer, repitiendo las mismas fotografías una vez había anochecido, con todos los edificios iluminados. Subimos por las escaleras a la planta 125, que sinceramente poca variación hay en las vistas, pero que disponía de una pequeña terraza exterior, donde nos amontonábamos los turistas intentando captar alguna fotografía digna del Pulitzer.

Dubai Mall
Dubai Mall

Una vez saciados de las estupendas vistas, descendimos al centro comercial anexo, llamado Dubai Mall, como suele ser costumbre en Dubái, este es el centro comercial más grande del mundo, os puedo asegurar que es realmente inmenso, uno de los reclamos más llamativos de que dispone es el acuario de Dubái, el cual en su interior alberga el acuario suspendido más grande del mundo, también recibió el galardón del récord Guinness por tener el panel acrílico más largo del mundo, que se puede ver desde las galerías del centro comercial, a través del cual pueden admirarse más de 140 especies de peces, en Dubái hay una constante competición por tener, lo que sea, más grande del mundo.

Panel Acrílico más grande del Mundo

Dentro del centro comercial se encuentran las famosas Galeries Lafayette Haussmann, junto con otras marcas de lujo al estilo de Dior, Chanel, Louis Vuitton, Dolce & Gabbana, etc., incluso nos encontramos con un Zara, pero la ropa que vendían no tenia nada que ver con la de las tiendas españolas, había otra zona donde casi todo eran joyerías y para acabar de redondear las excentricidades del centro comercial también dispone de una pista olímpica de patinaje sobre hielo y el cine más grande de Dubái.

Fuentes de Dubái
Fuentes de Dubái

Una vez terminamos la visita del centro comercial, hubo disparidad de opiniones sobre que hacer entonces, unos estaban ya muy cansados de tanto machaque turístico, pero a mi todavía me quedaba cuerda para un rato más, así que los demás se fueron hacia el hotel a descansar y yo me fui al exterior para ver el espectáculo de las Fuentes de Dubái, inauguradas en el 2009, son unas fuentes muy similares a las del Bellagio en las Vegas, por algo fueron diseñadas por los mismos ingenieros, pero en este caso son un 25% más grandes, como no, disponen de 6.600 focos, 50 video proyectores y unos cañones de agua que la impulsan a más de 150 metros de altura.

Burj Khalifa

El espectáculo de luz y sonido, incluyendo en los efectos al Burj Khalifa, es igual o mejor que el de las Vegas, siendo una de las actividades que yo recomendaría hacer en cualquier viaje a Dubái, además es gratuito, como añadido al espectáculo estaban los vehículos de persecución de la policía de Dubái, con nada más y nada menos que un Porsche panamera, un Mercedes GT, un BMW i8 y un Ferrari , un auténtico vacile de la policía Dubaití.

Policia de Dubái

En aquel momento iban llegando al centro comercial una gran cantidad de jeques con sus múltiples esposas escondidas bajo el negro burka, descendiendo de coches de alta gama, como Maybachs, Rolls, Ferraris, Lamborginis, total, un auténtico desfile de ostentosidad.

Regrese al interior del centro comercial para ver la pista olímpica de hielo y algunas zonas que no había visitado todavía, dando por finalizadas la visitas del día, regrese con el metro hasta nuestro apartamento a recibir mi merecido descanso.

Burj Al Arab – día 2

Nuestros acompañantes estaban sin ánimos de más visitas, pues llevábamos a nuestras espaldas 15 días visitando Japón, con el añadido del intenso día anterior en Dubái, por lo que solo continuamos con las visitas mi esposa y yo, que aún nos quedaban fuerzas.

Burj Al Arab

En esta ocasión optamos por coger un taxi para que nos llevará a las puertas del Burj Al Arab  «Torre de los árabes», por desgracia no nos dejaron pasar a visitarlo, el truco está en adquirir una entrada para tomar un té en su bar-restaurante y así tener acceso a la recepción, pero lo descubrimos demasiado tarde.

Aquí os dejo el enlace de el té de media tarde en el Burj Al Arab : https://www.civitatis.com/es/dubai/afternoon-tea-burj-al-arab?aid=11064

El hotel tiene  321 metros de altura, fue inaugurado en 1999, la habitación más pequeña mide 169 m² y la suite más grande 780 m², tiene nueve restaurantes, uno situado bajo el mas con un cristal panorámico con vistas al fondo marino, fue una autentica lastima no haberlo podido visitar, por lo menos una parte.

Burj Al Arab desde Souk Madinat Jumeirah
Souk Madinat Jumeirah
Souk Madinat Jumeirah

Decidimos visitar el centro comercial cercano llamado Souk Madinat Jumeirah, que es una simulación de un zoco, con unos canales de agua estilo veneciano que lo atraviesan para acceder a los hoteles, nos pareció una autentica preciosidad, con muchísimo más encanto que los del día anterior. Los jardines disponían de unas fantásticas vistas del Burj Al Arab.

Regresamos al hotel para reunirnos con el resto de compañeros de viaje, hicimos el check-out y nos dirigimos otra vez en taxi a la base del Burj Khalifa, para tomar unas fotos de día ya que solo le habiamos podido hacer fotos al anochecer, visitamos un poco más a fondo la fuente de Dubái y nos marcharnos hacia el aeropuerto para proseguir nuestro vuelo hacia Barcelona.

Vamos hacia el aeropuerto

Visitas que nos quedaron pendientes :

Un paseo por las islas artificiales de Palm Jumeirah, entrar en el Hotel Atlantis que ha salido en varias películas, visitar el Desierto, recorrer el lujoso puerto deportivo de Dubai Marina, hacer una escapada de un día a Abu Dhabi y por último una de las más novedosas, visitar el Dubai Frame, inaugurado en 2018 un museo ubicado en un enorme marco de 150 metros de altura por 105 de ancho, de la historia de Dubái y su futuro, el inmenso marco gigante está situado de tal forma, que se ve la parte moderna por un lado y por el otro la parte antigua.

Recuerda Si te ha gustado el diario dale a “me gusta” y si te parecen interesantes nuestros diarios de viajes haz clic en “Seguir”, muchas gracias.

Excursiones organizadas :

Tour de Dubái + Desert Safari : https://www.civitatis.com/es/dubai/oferta-dubai-safari/?aid=11064

Paseo en barco por Dubái Marina + Burj Khalifa con cena : https://www.civitatis.com/es/dubai/barco-dubai-marina-burj-khalifa/?aid=11064

Tour de Dubái al completo : https://www.civitatis.com/es/dubai/tour-dubai-completo/?aid=11064

Traslados en Dubái : https://www.civitatis.com/es/dubai/traslados/?aid=11064

Paseo en camello por el desierto con cena : https://www.civitatis.com/es/dubai/paseo-camello-desierto-cena/?aid=11064

Cena en el desierto : https://www.civitatis.com/es/dubai/cena-desierto-dubai/?aid=11064

Excursión a Abu Dhabi : https://www.civitatis.com/es/dubai/excursion-abu-dhabi/?aid=11064

Excursión privada : https://www.civitatis.com/es/dubai/excursion-privada-dubai/?aid=11064

Crucero en dhow : https://www.civitatis.com/es/dubai/crucero-dhow-dubai/?aid=11064

Entrada al Burj Khalifa, planta 148 : https://www.civitatis.com/es/dubai/entrada-burj-khalifa-planta-148/?aid=11064

Autobús turístico: https://www.civitatis.com/es/dubai/autobus-turistico-dubai/?aid=11064

Comida en el Burj Al Arab: https://www.civitatis.com/es/dubai/comida-burj-al-arab/?aid=11064

2 comentarios en “Dubái en 2 días”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s