Viaje a Laponia Finlandesa en 11 días

Preparación del viaje

En Diciembre de 2019, valoramos varias opciones para hacer un viaje invernal y que mejor opción que visitar la casa de Santa Claus antes de las fiestas navideñas, así que decidimos ir 11 días a la Laponia Finlandesa.  Aunque sinceramente, nos asustaban un poco las bajas temperaturas que según íbamos leyendo en varios blogs de viajes suelen oscilar de entre -20 grados a -30 en algunos días, no por ello dejaríamos de visitar este interesante país.

Un poco de información de Finlandia : 

Moneda: el Euro.
Cuando ir : Eso depende, el invierno es ideal para las actividades de nieve,  en verano para disfrutar de sus miles de lagos y si lo que os interesa en cazar auroras hay que ir de finales de Septiembre a principios de Abril.
Documentación y visados : Como esta dentro la comunidad europea no hace falta nada más que el DNI o el pasaporte.
Tarjetas: De uso muy extendido en todo el país, es la mejor forma de pagar cualquier cosa.
Teléfono:  el roaming funciona con todas las compañías telefónicas españolas.
Internet: hay Wifi en todos los lugares turísticos.
Seguridad: país totalmente seguro.
Vacunas: No es necesaria ninguna.
Electricidad: voltaje de 220 Voltios, con los mismos enchufes que en España.
Diferencia horaria: +1hora comparado con España.
En Finlandia hay 168.000 lagos, tiene una superficie de 338.455 kilómetros cuadrados, solo un 7% es usado para la agricultura, el 75% esta cubierto de bosques, miembro de la comunidad europea desde Enero de 1995 y se estima que hay 2.300.000 saunas en todo el país.

Durante varios días recopilamos la máxima información que nos fue posible de las  rutas alternativas, excursiones y vuelos, incluso estudiamos algunos viajes organizados desde Barcelona, pero estos tenían unos precios exageradamente altos, eso que eran de solo  tres noches, concretamente para el puente de la constitución.

La opción estaba clara, lo organizaríamos todo por nuestra cuenta, bajando mucho el presupuesto en comparación con los viajes organizados, para ello nos ayudaron mucho varias paginas web sobre Laponia y blogs de viajeros.

mapa peque

Elegimos iniciar la ruta pasando dos noches en Helsinki para visitar  la ciudad más grande de Finlandia y su capital, a continuación Rovaniemi , capital de Laponia donde estaríamos tres noches, tiempo suficiente para visitar la casa de Santa Claus y hacer alguna de las múltiples actividades, nos desplazaríamos por carretera hasta Levi, que está situada a unos 150 kilómetros más al norte, donde estaríamos tres noches y haríamos un par de actividades más, terminando la ruta en Saariselka a unos 233 kilómetros de Levi, dicha población esta situada bastante cerca de el lago Inari.

Como en toda organización de viaje una vez definida la ruta pasamos a reservar los vuelos, encontramos unas ofertas interesantes de Norwegian Airlines para volar de Barcelona a Helsinki y de Helsinki a Rovaniemi. El vuelo de regreso debía ser desde Ivalo que es el aeropuerto más cercano a Saariselka, el inconveniente es que al ser un aeropuerto pequeño, los vuelos son bastante más caros que volar desde Helsinki. Encontramos una oferta de Finnair para el vuelo de regreso a Barcelona, que sin ser una ganga era más barata que las otras opciones, con una escala de dos horas en Helsinki.

Para trasladarnos de Rovaniemi a Levi, compramos los billetes de autobús en la compañía Matkahuolto : https://www.matkahuolto.fi/en/   por un precio de 31€ por persona.

De Levi a Saariselka decidimos hacerlo en coche de alquiler, para tener un poco más de libertad, así poder visitar algunos pueblecitos por el camino, según los consejos que leímos en el blog de Chavetas del cual hemos cogido bastantes ideas, reservamos un VW golf o similar en Europcar, con sus correspondientes neumáticos de clavos como es obligatorio en Finlandia a partir del  1 de Diciembre.

DSC09628d.JPG
Neumáticos de clavos

En cuanto los hoteles, los reservamos a través de booking algunos y otros en la misma web de Norwegian Airlines ya que hacen algunos descuentos al reservarlos junto con el vuelo.

Por ultimo reservamos las actividades que haríamos en Rovaniemi y en Levi con la compañía Lapland Safaris : https://www.laplandsafaris.com/es/   una de las que mejores referencias teníamos, a parte de que su web está en castellano.

destacada 1.jpg

Durante los días que nos quedaban para iniciar el viaje, hicimos acopio de ropa de abrigo para protegernos de las temperaturas tan bajas, lo ideal es ponerse varias capas de ropa, empezando por camisetas técnicas tocando la piel para que evacuen lo máximo posible el sudor y mantenernos calientes, la siguiente capa jersey de lana merina, continuamos otra capa con un polar y para terminar con una chaqueta de pluma de 550 como minino que sea impermeable, si no es así, un cortavientos impermeable sobre esta, total que entre Decathlon y Amazon se forraron con nosotros. Para los pies, unas botas Goretex (GTX) para que no se empapen con la nieve, calcetines de primera capa, unos de seda para que evacuen la humedad, cuestan un poco de encontrar pero en Decathlon tienen y dos de gruesos encima, hay que tener la precaución de comprar las botas un poco más grandes para que quepan los calcetines dobles y en cuanto a las piernas pues ropa interior térmica y un pantalón de esquí grueso. No nos olvidemos de un par de gorros para la cabeza, buf para el cuello y calentadores químicos  “Aptonia” por si acaso.

DSC09000a.JPG
Vuelo con Norwegian

Como en temperaturas tan bajas las baterías de las cámaras se consumen muy rápido, compramos unas suplementarias para no quedarnos a medias en mitad de alguna actividad, con esto ya estábamos a preparados para la Laponia Finlandesa o eso creíamos.

Llegó el “Día 1”

Nuestro vuelo con Norwegian salió puntual, siempre es de agradecer, en estos vuelos low cost lo único que te sirven es una bebida, así que hay dos opciones, traerte un bocata o comprar los que te ofrece la compañía, el trayecto tuvo una duración de 3:45 horas de Barcelona hasta Helsinki, llegamos puntualmente a las 16:30 hora de Finlandia, en la aproximación al aeropuerto de Helsinki-Vantaa pudimos ver por la ventanilla como iba anocheciendo, una vez recogimos la maletas al salir ya era de noche.

Para trasladarnos del aeropuerto a Helsinki hasta el centro cogimos el tren, que según leímos es la manera más fácil y económica. Hay dos lineas de tren que llevan al centro la I y la P, las cuales hacen un recorrido semicircular,  para acceder a la estación es fácil ya que está en el mismo aeropuerto, tan solo hay que seguir las indicaciones, por lo que no hace falta salir al exterior. En el mismo anden de acceso a los trenes hay las máquinas expendedoras donde comprar el billete, se puede pagar  tanto en metálico como mediante tarjeta bancaria el billete tiene un precio de 4,6€ por persona .

DSC09000ab.JPG
Aeropuerto de Helsinki

El trayecto hasta el centro fue de poco más de media hora, una vez llegamos a la estación central de Helsinki  hicimos algunas fotografías del magnifico edificio inaugurado en 1862 según el diseño de Eliel Saarinen. Salimos por su puerta principal donde empezamos a notar el aire fresco en la cara, estábamos a un grado bajo cero.

DSC09261.JPG
Estación Central

Desde la estación a nuestro hotel, el Hotel Finn, apenas habian 10 minutos andando, una vez en la recepción agradecimos el calor de sus potentes radiadores, el hotel es muy correcto, situado en pleno centro de la ciudad, en un edificio antiguo, pero con las habitaciones actualizadas, el único inconveniente fue que el baño tenia una ducha sin plato, algo bastante típico en Finlandia y cuando te duchabas mojabas todo el baño, por suerte tenía calefacción radiante en el suelo y se secaba bastante rápido.

Una vez instalados, nos abrigamos un poco más y nos dispusimos a recorrer la ciudad para situarnos un poco, de está manera localizar las zonas más interesantes para el día siguiente.

DSC09263cph.jpg
Esplanadi

La zona visitable de Helsinki es relativamente pequeña, unos tres kilómetros de un extremo a otro como mucho, hicimos algunas fotografías y vídeos de sus calles y edificios con las luces navideñas, paseamos frente a la estación central, atravesando el paseo llamado esplanadi hasta llegar al puerto donde está el antiguo mercado, de allí regresamos pasando frente la catedral. Para cenar decimos ir a un Vapiano, que está en la calle Mikonkatu, 15, aunque eran desesperadamente lentos. Una vez conseguimos cenar regresamos al hotel.

Día 2

Nos levantamos a las ocho de la mañana puesto que en Diciembre amanece bastante tarde, la idea era desayunar en la cabaña de madera cerca del parque Sibelius, frente al mar, Una vez salimos del hotel nos dirigimos al parque Sibelius, siguiendo las indicaciones del maps.me, tardamos unos 25 minutos andando paseando por la ciudad.

DSC09264ac.JPG
Parque Sibelius

Una vez en el parque hay un monumento dedicado al famoso compositor compuesto por unos tubos similares a los de un órgano de iglesia, que cuando hace viento suenan, según dicen, en nuestro caso ese día no hacia viento, así que no pudimos comprobarlo.

Descendimos hasta la orilla para localizar la cabaña de madera, está a unos 300 metros del monumento, no tiene perdida es una encantadora cabaña de color rojo y blanco, se llama Café Regatta, entramos justo en el momento en el que por suerte quedaba una mesa libre,  mi esposa tenia muy claro lo que quería desayunar así que  pedimos sus famosas pastas de canela, llamadas korvapuusti, con un chocolate para entrar en calor, están riquísimas, aderezado con unas preciosas vistas a la bahía Seurasaarenselkä que conecta con el mar Báltico. En el exterior de la cabaña hay una terraza con mesas rodeando un fuego a tierra para los más valientes.

DSC09267.JPG
Café Regatta

Desde el Café Regatta nos dirigimos hacia la ópera Nacional de Finlandia, que está a un kilómetro aproximadamente, situada frente al lago Töölönlahti, el edificio no es especialmente bonito,  pero las vistas del lago helado valen la pena, es curioso como los colegios llevan a los escolares más pequeños a pasear por el parque con el frío que hace, todos ataviados con chalecos reflectantes para que no se les extravíen.

La siguiente visita fue la iglesia de piedra o Temppeliaukio, diseñada por dos hermanos arquitectos,  Timo y Tuomo Suomalainen, construida en 1969 de religión luterana, que es la mayoritaria en Finlandia,  situada en el distrito de Töölö. Nos imaginábamos que sería una iglesia encima de una roca, pero todo lo contrario, está excavada en la roca, un concepto muy original, el precio de la entrada fue de 3€.

DSC09290aph.jpg
Temppeliaukio

Bajamos hasta el parlamento o Eduskuntatalo, un edificio cuadrado con inmensas columnas en su fachada, frente a este hay varios edificios de reciente construcción, el museo de Arte Contemporáneo o Kiasma, la biblioteca central o Oodi , inaugurada a finales de 2018 y el Centro de Música.

De regreso al centro, visitamos la capilla de madera, o capilla del silencio, de nombre Kamppi, construida en el año 2011, un edificio sin ventanas de formas redondeadas, con claraboyas para iluminar su interior, la entrada es gratuita, pero está prohibido hacer fotografías y vídeo.

DSC09312.JPG
Capilla Kamppi

Ya que estábamos muy cerca, hicimos una pequeña parada técnica en hotel, para a continuación seguir con las visitas de la ciudad, una vez en marcha, pasamos otra vez frente a la Estación Central llamada también Rautatientori. donde hicimos unas fotografías de su fachada de estilo “art noveau”, aunque ya la  habíamos visitado de noche aprovechamos para verla de día.  Al lado de esta nos encontramos con el memorial de Alexis kivi y la pista de hielo frente al casino de Helsinki.

Subimos por la calle Yliopistonkatu hasta la  plaza del Senado de Helsinki, que está rodeada de edificios monumentales, destacando en lo alto la Catedral de Helsinki,  visitamos su interior, que resultó un poco decepcionante, si lo comparamos con su aspecto exterior.

DSC09331.JPG
Catedral de Helsinki

A su lado se encuentran el Palacio del Gobierno, la oficina del primer ministro, la Biblioteca Nacional de Finlandia y el Museo de la Universidad de Helsinki.

Continuamos por la calle Aleksanterinkatu hasta llegar al puente del amor, que está repleto de candados que dejan las parejas como prueba de su amor, subimos por la calle Kanavakatu para llegar a la  Catedral Ortodoxa Upenski, la iglesia ortodoxa más grande de Europa occidental, por desgracia estaba cerrada los lunes.

DSC09339.JPG
Catedral Ortodoxa Upenski

Bajamos al puerto, justo frente a la plaza de mercado, están los muelles de la terminal para coger el ferry con destino la Fortaleza Suomenlinna, patrimonio de la Unesco, construida sobre seis islas en 1748. Los tiquets para el ferry los puedes comprar en unos cajeros automáticos frente al muelle, tienen un precio de 2,7€ por trayecto, la navegación hasta llegar a la fortaleza fue de unos 15 minutos.

DSC09343.JPG

Para comer, entramos en el supermercado “K” que nos encontramos en la isla, es como el Mercadona de Finlandia está repleto de ellos por todas partes,  donde tenian una gran variedad de mini-pizzas, pastas variadas, etc. de esta manera perdimos el mínimo de tiempo posible para seguir con las visitas.

El recorrido por la fortaleza se inicia desde el muelle donde nos dejó el ferry hasta su extremo más al Sur, donde están localizados varios puntos de interés,  la linea de cañones de defensa, el bastión, al llegar a esta última isla se hace un camino circular pasando por la Puerta del Rey, donde el camino va regresando al inicio, en un desvío  a la derecha se puede visitar un submarino situado en un dique seco, llamado Vesikko.

De regreso al muelle cogimos otra vez el ferry que nos dejó en la plaza del mercado, ya estaba anocheciendo, pudiendo disfrutar de perfil de la ciudad iluminada.

DSC09376.JPG

Como teníamos casi al lado el Old Market, lo visitamos, es el mercado más antiguo de Helsinki, con encantadoras paradas de venta de todo tipo de comidas y algunas de objetos de regalo, especialmente curiosas las paradas de venta de salmón preparado con variados ingredientes.

DSC09382.JPG
Old Market

Al salir del Old Market fuimos subiendo por la calle Pohjo isesplanadi  donde se sitúa en la zona central el paseo ajardinado esplanadi, al coincidir en fiestas estaba iluminado con figuras led de renos en sus laterales, siguiendo la acera se encuentran multitud de famosas tiendas de moda, objetos de regalo y algunas de souvenirs.

DSC09388aph.jpg

Nos quedaba pendiente subir a la terraza del hotel Torni, así que nos dirigimos hacia allí, una vez llegamos al hotel Torni cogimos el ascensor para subir a la planta 14, realmente es la 13, pero supongo que por el tema de supersticiones lo han sustituido por la 14, el ascensor sube hasta la 12 y el último tramo se realiza por una escalera metálica de caracol, tomamos unos tés con pastas y disfrutamos de unas bonitas visitas de la ciudad.

Al salir del hotel recorrimos algunos centros comerciales para hacer tiempo hasta la hora de cenar, pensándolo mejor podíamos haber visitado la biblioteca Oodi, un moderno edificio  inaugurado en 2018, de 17.000 metros cuadrados, con 100.000 volúmenes, disponen de tres robots bibliotecarios,  pero nos despistamos al ser tan de noche pensábamos que estaría cerrada y después nos enteramos de que los lunes cierran a las 22h.

Hicimos un receso en el hotel para dejar las mochilas y fuimos  a cenar al restaurante Morrisons, que  es de una cadena de comida norteamericana.

Día 3

Teníamos el vuelo a Rovaniemi, para ir con tiempo salimos del hotel a las 8h, nos dirigimos hacia la estación central de Helsinki, una vez en la estación, nos encontramos que había dos andenes del tren que iban hacia el aeropuerto tanto en la vía 1 como en la 19, por lo que pudimos ver en el mapa de información eso depende del recorrido, al ser trayectos semicirculares, el tren va por un lado o por el otro, como estaba apunto de salir el de la vía uno, fue el elegido.

DSC09396cph.jpg
Vuelo a Rovaniemi

La salida del vuelo con Norwegian fue muy puntual, al ser un trayecto de solo 900 kilómetros, en una hora y media estábamos ya en la capital de Laponia a -7 grados. El aeropuerto de Rovaniemi no es excesivamente grande, lo que hizo que los trámites de recoger las maletas fueran bastante rápidos.

DSC09396ha.JPG
Bus a Rovaniemi

Al salir del aeropuerto habian varios autobuses esperando, cogimos uno  que por 8€ por persona nos llevo al hotel, bueno en realidad aquí teníamos reservado un apartamento, durante el corto trayecto de autobús pudimos disfrutar de una  preciosa puesta de sol rodeados del blanco paisaje.

Rovaniemi es una pequeña ciudad de 60.000 habitantes, capital administrativa de Laponia, famosa por ser la residencia oficial de Santa Claus, aunque realmente la ciudad está por debajo del circulo polar ártico, se considera su puerta de entrada. Las construcciones de la ciudad son modernas ya que fue casi totalmente destruida durante la segunda guerra mundial, la temperaturas en Diciembre varían bastante, en nuestro caso, como cogimos una ola de “calor”, estuvimos entre +1 y -8 grados, pero la mínima absoluta registrada entre 1981 y 2010 según unas tablas que consultamos había sido de  -31 .

Tal como nos informaron vía e-mail, recogimos las llaves en las oficinas de la inmobiliaria que administra los apartamentos, nos explicaron algunas recomendaciones de uso y fuimos hacia el apartamento, al entrar al rellano de la escalera estaba la calefacción a tope, que bien preparados están estos finlandeses, el apartamento parecía una revista de decoración nórdica,  con la mayoría de muebles y objetos decorativos de Ikea, muy amplio, céntrico y con sauna incorporada.

DSC09398aph.jpg
Lordi

Una vez dejamos las maletas, salimos a investigar la pequeña ciudad, con una avenida central donde están las principales tiendas, en su plaza central llamada Lordi había instalado un pesebre con unos reyes magos congelados y otras figuras de hielo. Al estar todo  nevado le daba un precioso toque de magia navideña, en el centro de la plaza Lordi estaban construyendo un tobogán de nieve, pero durante los tres días que estuvimos no acabaron su construcción, supongo que debido a que las temperaturas no eran suficientemente bajas.

Al final del paseo central nos encontramos con el restaurante Nili, donde reservamos mesa para cenar, ya que lo recomiendan algunas guías que hemos consultado,  esta situado en la calle Valtakatu nº 20, al final de la calle Koskikatu hay un mirador con vistas al río y al puente Jätkänkynttilä, durante el paseo, visitamos la iglesia principal, el ayuntamiento y la biblioteca proyectados por el arquitecto Alvar Aalto en 1963, el teatro también del mismo arquitecto y para finalizar nuestro paseo fuimos a verificar donde estaban las paradas de autobús para ir a los parques de Santa Claus, hay varias repartidas por la ciudad y los autobuses que van son el número 8 y el Santa Express que es el que usaríamos nosotros. Regresamos al apartamento hasta la hora de cenar.

El restaurante Nili es de comida tradicional finlandesa, los precios son altos, pero el país es caro de por si, hay un menú de 67€ o a la carta con los primeros rondando los 12 euros y los platos principales los 28€, la cerveza 7€ y todos los demás precios por el estilo. Comimos la sopa de setas de entrante y de segundo, reno estofado en mi caso, tenia curiosidad en probarlo y bacalao mi esposa, todo estaba muy sabroso, el único inconveniente es que las mesas estaban muy juntas y como el restaurante estaba repleto de turistas chinos había bastante ruido. Regresamos al apartamento muy satisfechos de la elección de restaurante.

DSC09418bph.jpg
restaurante Nili

Día 4

Cambiamos un poco los planes para este día, optamos por visitar el parque temático Santa Park, que esta a unos seis kilómetros de Rovaniemi, el horario del parque es de 10 de la mañana a las 17 h., cogimos el autobús Santa express en la parada de la calle Ruokasenkatu, que en poco más de quince minutos  nos dejo justo frente a la entrada del parque.

El parque está excavado en la roca, se accede por un inmenso túnel iluminado de piedra, que con la iluminación parece de hielo, al final del cual están las taquillas, la entrada tiene un precio de 35€, algo cara, pero es Finlandia.

DSC09428.JPG
Santa Park

Es una cucada todo completamente decorado de Navidad, al inicio del recorrido nos encontramos con la oficina postal de Santa Claus, donde distribuyen las cartas que van recibiendo, pudiendo escribir la tuya en unos pupitres para la ocasión, a continuación visitamos el  bar de hielo donde tras ponernos una capa para abrigarnos pudimos acceder a su interior con las estatuas de hielo, también puedes tomarte una copa en un vaso helado o conocer a la elfa del hielo.

En la siguiente cabaña nos sentamos en el bar de los elfos para decorar nuestras propias galletas de jengibre, fuimos a ver a que hora hacían los espectáculos de elfos, hacen tres funciones al día, la primera era a las 12h., como todavía faltaba un rato fuimos a  visitar a Santa Claus, donde los más pequeños pueden  entregarle la carta de sus peticiones, nos sentamos junto a Santa y nos hicimos la típica foto, que muy amablemente nos hizo un turista al que se lo pedimos.

Continuamos con la atracción de vagonetas, que es ideal para niños, pero a los mayores también nos hizo gracia. Justo a las 12 en punto comenzó el espectáculo de los elfos, muy entretenido, con variedad de actuaciones de acrobacias, magia y humor.

DSC09486eph.jpg
Santa Park

En mi opinión la visita a este parque vale la pena aunque sea un poco caro, ya que con el precio de la entrada, te incluye tanto el acceso al bar de hielo como la visita a la cabaña de Santa Claus, donde te puedes hacer tu propia foto, sin obligación de comprar la del parque, no como en el Santa Claus Village donde te cobran 15€ por la entrada al bar de hielo, 65€ por el vídeo y la foto con Santa Claus, no pudiendo hacer la tuya  y 48€ si quieres visitar la casa de la Sra. Claus.

Estuvimos unas dos horas y media, hasta que finalizó el espectáculo de los elfos. Para regresar a Rovaniemi cogimos un taxi de los que están esperando en el hotel Arctic TreeHouse al lado de parque, ya que perdimos el bus y para coger el siguiente se nos hacia  demasiado tarde para llegar con tiempo a la excursión que teníamos contratada de los renos con Lapland Safari, el taxi nos costo 27€.

Hicimos una parada en el apartamento para dejar la cámara de fotos grande y nos dirigimos hacia las oficinas de Lapland Safari, recomiendan  llegar media hora antes de la actividad para equiparte con la ropa que te dejan ellos.

DSC09495aabd.JPG
Lapland Safari

Una vez ataviados con el mono, botas, guantes, gorro , etc . nos recogió una furgoneta para llevarnos a la granja de renos en medio del bosque donde se realizaba la actividad.

Yo me esperaba que en la granja de renos veríamos los recintos con las manadas de renos, pero no, solo habían los renos que nos estaban esperando para llevarnos de paseo, hicimos un bucólico recorrido cruzando el bosque nevado con una parada en una especie de tipi llamada lavvu, donde nos ofrecieron té de bayas recién hecho en la hoguera con unas pastas típicas, mientras estábamos en el lavvu fue anocheciendo hasta desaparecer casi toda la luz,  entonces emprendimos el regreso a la granja, por desgracia estaba nublado lo que hacia imposible que pudiera aparecer en el cielo alguna aurora boreal,  una vez en la granja nos subimos a la furgo para regresar al centro de Lapland Safari, a cambiarnos otra vez de ropa.

Estábamos emocionados de nuestro primer contacto con los renos, como no hacia demasiado frío paseamos por la orilla de río con las vistas al iconico puente de Rovaniemiinaugurado en 1989, de nombre Jätkänkynttilä que rinde homenaje a los leñadores de la ciudad,  durante el paseo intentamos localizar un camino para ir al museo Arktikum, pero el que iba hacia allí desde la orilla del río quedaba cortado, lo mejor es cruzando la carretera desde la calle principal y girando a la derecha en la segunda calle.

DSC09505cph.jpg
Museo Pilke

Justo al lado del museo Arktikum se encuentra también el Centro de ciencias Pilke dedicado a la madera, el edificio esta construido íntegramente en madera, en un alarde de la construcción en este material con la mínima huella de carbono, visitamos el museo que en una hora hay tiempo de sobra para ello, con varios juegos interactivos, acabamos la visita con el tiempo justo para que cerrara.

Nos dirigimos a uno de los centros comerciales para comprar la cena, creo que se llama Tokmanni Rovaniemi keskusta, como teníamos un apartamento a nuestra disposición pensamos sería buena idea cenar en el. Recorrimos los tres centros comerciales que están interconectados entre ellos, una gran idea, así te evitas pasar frío al desplazarte de uno al otro.

Con la compra hecha regresamos al apartamento, cenamos  y ya que al seguir nublado era imposible que apareciera ninguna aurora en el firmamento nos fuimos a descansar tras un intenso día. 

Día 5

Tras tomarnos el desayuno que habíamos comprado el día anterior en el supermercado,  nos dirigimos a la parada del bus la de la calle Ruokasenkatu,  para coger el Santa Express de las 8:38h., así llegar al Santa Claus Village justo cuando abriera sus puertas. En poco más de veinte minutos ya estamos allí, en el preciso momento de la apertura.

DSC09506aph.jpg
Santa Claus Village

El Santa Claus Village tiene la peculiaridad de estar justo en la línea que cruza el círculo polar ártico, que está marcado con unas columnas rojas con luz, lugar de  fotografía obligatoria para los turistas,  el complejo aunque es muy grande, casi todo son hoteles, por lo que la parte visitable es más pequeña de lo que nos imaginábamos.

DSC09506b.JPG
Santa Claus Village

Como eramos de los primeros visitantes del día, aprovechamos que habían muy pocos turistas para hacer la visita a Santa Claus, la casa de madera es una cucada, con unos pasillos iluminados rodeados con las cajas de regalos y un inmenso reloj gigante que va contando el tiempo que falta para que llegue la Navidad.

DSC09508k.JPG
Círculo polar ártico

Una vez llegamos en la zona donde te recibe Santa Claus, habian unos avisos de que no dejan hacer fotos ni vídeo, para que compres la que te hacen ellos, al módico precio de 32€ la foto y 64€ la foto más el vídeo, toma castañazo de precios, en nuestro caso elegimos solo la foto.

DSC09508aaph.jpg
Santa Claus Village

La historia del Santa Claus Village ha pasado por varias fases, sus inicios con la visita de la Sra Roosevelt, esposa del presidente del Estados Unidos en 1950 y la más critica en 2015 cuando entró en quiebra por no pagar sus impuestos y tuvo que ser rescatada por la empresa de tours Lapland Safaris, que supongo vería como podían perder miles de turistas si cerraban el parque.

Después de la visita a la casa de Santa Claus pasamos frente al bar de hielo, 15€ euros la entrada, pero como el día anterior habíamos estado en el del Santa Park no entramos, también hay la opción de visitar la casa de la señora Santa Claus por 48€, que tampoco visitamos ya que estaba muy orientado a niños para hacer galletas, etc.

DSC09519.JPG
Santa Claus Village

Hay también la posibilidad de hacer un pequeño recorrido con renos, recorridos con huskies, visitar un granja de elfos, un circuito de motos de nieve para niños, etc.

Fuimos a ver los huskies, pero nos llevamos un chasco ya que no eran como los que conocemos nosotros con los ojos azules y el pelo gris, estos eran con ojos oscuros y pelo marrón, se ve que hay varias razas que se utilizan para tirar de los trineos.

DSC09528.JPG
Santa Claus Village

Paseamos frente a varios de los Resorts para verlos por fuera y la casa de la señora Claus, mientras hacíamos un recorrido circular por el village,  terminando nuestra visita en la oficina postal de Santa Claus para auto enviarnos una postal, como ya habían pasado un par de horas desde la apertura del parque, en aquellos momentos había muchísima más gente, todos ellos muy aplicados escribiendo postales y los niños escribiendo la carta a Santa Claus, nos sorprendió ver que la inmensa mayoría eran turistas orientales.

Con la visita concluida al village regresamos a Rovaniemi con el autobús Santa Express de las 12:27h. Una vez en Rovaniemi comimos en una cadena de comida rápida, para no perder demasiado tiempo y nos dirigimos a visitar el museo Arktikum.

DSC09542.JPG

El museo Arktikum está dedicado, tal como se intuye por su nombre al ártico, a la cultura Sami y otras etnias que habitan las tierras árticas, incide sobre los problemas del cambio climático, la fauna autóctona, la explotación de sus recursos naturales y todo lo relacionado con el ártico. En unas dos horas lo visitamos de un extremo al otro, durante la visita fue anocheciendo, hay que ver que poco que dura el día por estas latitudes.

DSC09546.JPG
museo Arktikum

Tomamos un té y una pasta en el bar del museo y salimos a recorrer un poco más la ciudad, de paso controlar donde estaba la terminal de autobuses , ya que al día siguiente teníamos el bus que nos llevaría a Levi.

Para cenar elegimos un restaurante bistró que habíamos leído recomendaban, el  Ravintola Roka Street Bistro, como no teníamos reserva tuvimos que comer en la barra que da a la cristalera con vistas a la calle, comimos muy bien la verdad. Al salir del restaurante regresamos al apartamento a preparar las maletas para el día siguiente. Como seguía estando nublado, todo y que la app de la auroras decía que teníamos una encima era imposible verla.

Día 6

Hicimos un desayuno ligero, acabamos de cerrar maletas y nos dirigimos a la Central de Autobuses de Matkahuolto, como estaba a poco más de diez minutos andando desde el apartamento salimos sobre las 7:30, con tiempo suficiente para coger el bus que teníamos reservado previamente a las ocho de la mañana. habíamos reservado también los asientos de primera fila para poder ver mejor el paisaje durante el trayecto, disfrutando de los cambios de la luz tal como se iba haciendo de día.

Recomiendo coger la primera fila del autobús, ya que nos encantó el maravilloso paisaje blanco con árboles estrechos y altos como corresponde al paralelo en que estamos.

El trayecto tuvo una duración de unas tres horas aproximadamente hasta Levi. Le comentamos al conductor en que hotel nos alojábamos, por lo que nos dejó muy cerca del  hotel Hullu Poro, un hotel muy recomendable por relación calidad precio, situado bastante céntrico, disponían de un desayuno tipo buffet bastante variado, sus  habitaciones son limpias y correctas aunque un poco pasadas de moda quizás, pero con preciosas vistas a las pistas de esquí.

DSC09577.JPG
Levi

Una vez instalados, salimos a investigar la población y de paso almorzar, no es una población excesivamente grande con unos quince minutos ya estábamos al otro extremo, precisamente allí  nos gustó el restaurante que hay frente a la oficina de información y turismo, al otro lado de la carretera, se llama AHKU, nos comimos unas deliciosas e inmensas pizzas.

Al poco de salir de almorzar ya se hizo de noche, en Levi la luz de día apenas dura tres horas, todo es cuestión de acostumbrarse supongo, pero tienes la sensación de que el día pasa muy rápido.

Para informarnos un poco de la actividades en Levi entramos en la oficina de información turística,  hay variedad de actividades, pero nosotros ya teníamos contratadas previamente el paseo con huskies y el recorrido en moto de nieve, hay posibilidad de excursiones con raquetas, esquiar por supuesto y observación de auroras boreales, les preguntamos sobre la posibilidad de visitar el Snow Village, un hotel construido totalmente de hielo y nieve, que habíamos leído construían cada año por estas fechas, la respuesta fue que no, ya que no hacían la apertura hasta el 12 de Diciembre y solo había  algunas visitas guiadas al precio de 72€ por persona, precio que nos pareció exorbitante ya que la entrada normal son 18€, pero no había ninguna libre hasta el día 10 de Diciembre.

Regresamos al hotel para coger el bañador y nos fuimos al spa de la calle Levintie, junto al Burger king, el precio de la entrada fue de 20€ por persona, más 2€ por toalla. Una vez dentro nos dimos un relajante baño, variando entre sus piscinas , hay una en la que puedes salir al exterior, y en la que no estuve más de 30 segundos. Nos dedicamos más a las de burbujas. Dentro de los vestuarios también hay una sauna.

Al salir, casi ya era hora de cenar, dejamos las cosas en el hotel, como estabamos un poco cansados cenamos en el mismo bar del hotel.

Según nuestra app de auroras nos indicaba que teníamos una encima de Levi y aunque estaba muy nublado, hicimos el intento de ir cerca del lago Sirkkajärvi situado a unos 15 minutos andando desde el hotel, para estar en la máxima oscuridad, pero con las nubes era imposible que se pudiera ver alguna aurora, aunque la aplicación de móvil nos seguía indicando que la teniamos encima nuestro. Regresamos al hotel a descansar.

Día 7

Fuimos a desayunar sobre las nueve de la mañana, teníamos el día bastante tranquilo, a las 11:30h nos personamos en Lapland Safaris donde teníamos reservada la excursión con los huskies a las doce del mediodía., así teníamos tiempo para ponernos todo el equipamiento,  mono, botas, calcetines gruesos, etc.

DSC09580eac.JPG
Levi

Nos recogieron en un autobús para dirigirnos al parque nacional Pallas, donde estaba localizada la granja con los huskies.

DSC09580eia.JPG
parque nacional Pallas

En veinte minutos llegamos allí, yo iba tranquilo pensando que era un paseo que nos llevaban en el trineo o mushing, pero nada de eso, tenia que hacer de musher, y dirigir el trineo, nos dieron las recomendaciones oportunas, que en caso de imprudencia , todas terminaban con roturas de tobillos o de brazos.

DSC09580eib.jpg
Husky Tour

Una vez todo explicado nos indicaron a cada pareja cual era nuestro trineo o mushing, cada uno iba tirado por cinco perros, los dos delanteros que guiaban, uno central y dos traseros que en nuestro caso había uno que estaba cono una cabra, todo el rato saltando y dando tirones.

DSC09580gph.jpg
Husky Tour
DSC09581bph.jpg
Husky Tour

El recorrido elegido fue de 5 kilómetros, como al inicio del trayecto tenia que estar frenando todo el rato ya  que nuestros perros corrían demasiado, nos paro uno de los guías que  iba en moto de nieve , esperamos un poco y le dimos marcha, parece mentira la fuerza que tienen cinco huskies, al finalizar la actividad, nos llevaron dentro de una cabaña, donde nos tomamos un té de bayas con galletas. Ya más atemperados fuimos a ver los cachorros de huskie, que son una auténtica monada.

Regresamos en el bus otra vez al centro de Lapland safaris para devolver toda la vestimenta.

Para comer fuimos al Káfet cafe & bakery, ya que mi esposa tenía antojo de sopa, un gran descubrimiento, un lugar acogedor, relativamente económico y donde la comida está muy sabrosa, eso si, si queréis sopa no vayáis muy tarde ya que como es casera se termina pronto, ese fue nuestro caso, no hay problema lo intentaríamos al día siguiente. El menú de sopa, que incluye ensalada, pan, té o café, tiene un precio de 9,50€, algo difícil de encontrar en este país.. Este día nos comimos unas burguer.

DSC09611aaph.jpg
Káfet cafe & bakery

Entre unas cosas y otras ya eran las cuatro de tarde, nos fuimos a hacer unas partidas de bowling que estaba situado en el mismo edificio que el spa del día anterior, en la población hay varias boleras, karaokes y coctelerías, no me extraña ya que hay muchas horas de noche y algo hay que hacer para distraerse.

Para cenar nos decidimos por un restaurante mexicano, se nota que Levi es muy turístico ya que, a diferencia de otras poblaciones, hay una gran variedad de restaurantes. El restaurante se llama Northern Cowboy, la comida muy correcta y unos precios interesantes, nos comimos una quesadilla y unos burritos, regados con  unas cervezas.

DSC09584d.JPG
Levi

Visto que aunque teníamos otra vez una aurora encima según la app de seguimiento, estaba el cielo completamente nublado y nevando regresamos al hotel.

Día 8

Amaneció  un día bastante despejado, desayunamos mientras poco a poco salia tímidamente el sol,  al salir del hotel nos dirigimos hacia el telecabina que nos llevaría a la cima donde está situado el hotel Panorama, el precio de ida y vuelta es de 7,5€.

DSC09585.JPG
Amanecer en Levi

Como aún era bastante temprano, subimos los dos solos en el telecabina, mientras íbamos subiendo pudimos apreciar las vistas de toda la población nevada, parecía una postal, el trayecto hasta llegar arriba es bastante rápido.

DSC09587.JPG
Vista de Levi

Entramos a la recepción del hotel Panorama a esperar que aclarara un poco más el día, curiosamente había frente al hotel una vitrina con el prototipo de Porsche eléctrico el e-mission, indicativo que los que se alojan en este hotel tienen un cierto nivel económico.

DSC09590c.JPG
Porsche e-mission

Con el día ya más claro, pudimos hacer unas  buenas fotografías de las vistas de Levi y su entorno, con los lagos helados y sus casas de madera.

DSC09589.JPG
Levi

Caminamos por la carretera nevada hasta llegar al siguiente mirador donde hay un pequeño bar-restaurante  llamado Horizont, hicimos un montón de fotos de todo el bosque nevado y sus alrededores. Satisfechos de las magníficas vistas regresamos al hotel Panorama donde tomamos otra vez el telecabina hacia el centro de Levi.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como nos quedamos con las ganas el día anterior de probar la sopa del Káfet, volvimos a ir a este interesante bar para pedir el menú de sopa, cada día van variando de tipo de sopa, ese día era sopa de salmón, estaba riquísima.

DSC09611ac.JPG
Sopa de Salmón

Salimos del Café con el cuerpo caliente por la sopa, fuimos a recoger el coche de alquiler al punto de recogida establecido en el momento de la reserva con Europcar, nos estaban esperando en el hotel Lapland donde tienen una pequeña mesa para atender a los clientes. La verdad es que el chico que nos atendió, parecía que tenía muy pocas ganas de trabajar, me dio los documentos para firmar y me dijo que el coche estaba frente al hotel con el motor marcha, le pregunte si tenia que explicarme algo de su funcionamiento y me dijo que no, como según había visto durante el viaje, muchos coches en Finlandia  los conectaban a la corriente de noche, le pregunté si debía hacerlo, pero me dijo que no hacia falta, ni se digno a salir del hotel.

Ya teníamos coche!, lo aparcamos en el parking de nuestro hotel que es gratuito y como se iba acercando la hora para realizar la excursión con la moto de nieve, nos dirigimos hacia el centro de Lapland Safaris, habíamos reservado a las 15h. una ruta de dos horas, que resultó ser un acierto ya que, a mi parecer, tres horas era demasiado, sobretodo para el acompañante.

Nos presentamos en Lapland Safaris media hora antes para volver a ponernos todo el equipamiento, monos, etc., por suerte solo éramos dos parejas para la ruta, unos japoneses y nosotros .

Nos hicieron las explicaciones del funcionamiento y seguridad de la moto de nieve, nos comentaron que como eramos un grupo tan reducido nos darían opción de cambiar de conductor a mitad de recorrido. Salimos tras nuestro guía para disfrutar de una divertida e interesante  salida nocturna en moto, si nocturna porque a las 3 de la tarde ya era de noche, empezamos suave pero poco a poco fuimos incrementando el ritmo, el guía de tanto en tanto se paraba y preguntaba que tal, yo le fui tentando a correr un poco más. Al ser un grupo tan reducido nos preguntaron si queríamos hacer un descanso o una vuelta más grande, optamos por la vuelta más grande, terminamos cruzando sobre un lado helado, la verdad me divertí muchísimo y los guías fueron muy agradables.

Al término regresamos al hotel donde habíamos aparcado el coche y nos dirigimos al Snow Village, ya que no podíamos verlo por dentro por lo menos verlo por fuera, estaba situado a unos veinte minutos de Levi.

DSC09628.JPG
Snow Village

Llegamos al Snow Village a través de una pista nevada, estaba nevando un poco, justo en ese momento habían unos trabajadores saliendo del complejo, me acerqué a uno preguntando si se podía visitar, me dijo que no, que a partir del día 12, pero entró a preguntar a algún responsable de dentro en la recepción y entramos con él a ver que decían, justo en ese momento salia un grupo de personas y una chica al oírnos hablar con mi mujer, dijo españoles?, dijimos, si de una población cercana a Barcelona y casualidades de la vida, ella era de la misma población, muy amablemente fue a preguntarle al responsable la posibilidad de dejarnos entrar y por suerte nos dejaron hacer una visita rápida con la chica de guía, una grata sorpresa para nosotros.

El Snow Village realmente es impresionante, una obra tanto constructiva como artística en hielo y nieve digna de ver, además cada año tienen que empezar de cero, ya que lógicamente en verano todo se deshace por completo.

DSC09618.JPG
Capilla Snow Village

Con figuras inmensas talladas en el hielo, dispone de capilla para bodas, bar- coctelería, sala de cine, una sala de juegos con tobogán, varias habitaciones y varias salas más, todo completamente hecho de hielo, nos impresionó mucho, muy recomendable si tenéis la posibilidad de visitarlo. Al terminar la visita nos despedimos de la guía improvisada y regresamos muy sorprendidos de la suerte que habíamos tenido a la población de Levi.

Para cenar nos decimos por un restaurante italiano que leímos en el blog de Chavetas era interesante, se llama restaurante Renna, comimos unos platos de pasta exquisitos a un precio no demasiado alto, considerando que estamos en Finlandia claro.

Seguía la noche completamente nublada, así que aún teniendo la aurora otra vez encima y en rojo, que significa intensa, no se veía nada, no salimos ni a intentar cazar alguna aurora. Regresamos al hotel a descansar.

Día 9

Este día íbamos a adentrarnos un poco más hacia el norte en tierras finlandesas, con nuestro coche de alquiler, todos los coches en Finlandia a partir del 1 de Diciembre tienen que llevar obligatoriamente neumáticos de clavos, es alucinante con la hielo que hay en la carretera el coche siempre va por su sitio, siempre y cuando no te pases con la velocidad claro.

DSC09628c.JPG
Sodankylä

Salimos de Levi a las 9:45h cuando empezaba a clarear, nuestro primer destino era la población de  Sodankylä, durante el trayecto de unos 105 kilómetros nos encantaron los paisajes, la duración aproximada fue de una hora y media , constantemente nos daba la sensación de estar dentro de una postal navideña.

DSC09631a.JPG
old church

En la población de Sodankylä  visitamos la iglesia de madera “old church” construida en el año 1689, junto a ella se sitúa el cementerio, que en estas fechas estaba inundado de nieve ofreciendo una imagen dantesca.

También visitamos la iglesia actual que se sitúa al otro extremo del cementerio, con un sobrio interior, lo más destacable es tan solo el púlpito y la zona del órgano en la parte alta.

Nos acercamos hasta la estación receptora del radar científico EISCAT, pero no hay mucho que ver en él.

DSC09644aph.jpg
Sodankylä

Seguimos nuestra ruta por la autopista E75 hacia la población de Tankavaara, famosa por su prospección de oro que se inicio en 1934, en ella hay una reconstrucción de un asentamiento minero, visitamos el museo Kultamuseo, dedicado a la búsqueda de oro en Finlandia y en el mundo. Este es el único pueblo minero que existe con minas en funcionamiento de Europa, trabajan sin usar mercurio, siendo la calidad del oro de este lugar muy puro. Cada año hacen un campeonato de búsqueda de oro con cedazo.

DSC09646a.JPG
Kultamuseo

La entrada de museo tiene un precio de 12€ los adultos y 6€ los niños menores de 16 años, para más información : https://www.kultamuseo.fi/en/ .

Al salir, ya estaba anocheciendo otra vez, dimos un paseo entre las casas de madera reconstruidas, rodeadas de altísimos abetos y pinos cubiertos de una gruesa capa de nieve.

DSC09653.JPG
Tankavaara

Llegaba la hora de comer, ya que en la zona tampoco es que hayan muchas opciones, entramos en un local llamado Wanha  Waskoolimies, parecía sacado de una película del oeste americano,  madera por todos lados, incluso pieles de oso y animales disecados que daban un poco de mal rollo, pero que según parece a los finlandeses les hacen bastante gracia, ya que en las tiendas de recuerdos los venden también.

DSC09654bph.jpg
Wanha  Waskoolimies

Comimos el menú del día, que tenia un precio de 16€, muy completo y bueno, una curiosidad es que en el restaurante se puede pagar también con pepitas de oro, el horario es de 9 a 21h. para más información : http://www.tankavaara.fi/wanhan-waskoolimiehen-ravintola/.

Estábamos ya en la zona donde durante esta época nunca acaba de salir el sol, llamada noche polar o Kaamos, en diciembre, en teoría, “sale el sol” a las dos de la madrugada y se pone a las 12 de la noche, la realidad es que el sol nunca supera el horizonte, quedando todo durante horas de un tono azulado, pero a partir de las tres de la tarde ya está todo muy oscuro.

Nos dirigimos a nuestro destino final del día, Saariselkä , nos quedaban unos 30 kilómetros, recorrido que hicimos en una media hora.

DSC09658bcph.jpg
nuestra cabaña en Saariselkä

Teníamos reservada  mediante la app de booking una bonita casa de madera. Una vez llegamos no había nadie para darnos la llave, pero al poco rato salió un vecino de otra casa de madera cercana y nos facilitó la contraseña de la caja de seguridad que contenía las llaves.

Al entrar quedamos encantados, era una cucada, con un amplio sofá, chimenea con leña preparada, sauna, una super tele con barra de sonido, todo en perfecto estado y con los detalles muy cuidados, disfrutamos del resto de la tarde en la casa hasta la hora de cenar.

DSC09658c.JPG
Interior de la cabaña

Para la cena fuimos al centro de Saariselkä,  y de paso comprar algunas cosas en el supermercado “K”, paseamos por la población que no tiene demasiado interés y cenamos en un restaurante llamado Rakka en la calle Saariseläntie 7, un riquísimo pollo asado para variar un poco de menús anteriores.

DSC09660cbph.jpg
Saariselkä

Como anunciaban en la aplicación del tiempo que estaría despejado en Ivalo e Inari a partir de las 12 de la noche y la app de auroras decía que a esa hora habría posibilidad de auroras suaves, esperamos en la casa hasta que fue media noche y salimos a cazar auroras, pusimos rumbo hacia Inari, cuando llevábamos unos quince minutos de ruta empezamos a ver una especie de nubes de color verdoso, paramos el coche en una parada de bus, hay muy pocas zonas donde detenerse en estas carreteras en invierno, ya que el quitanieves hace un escalón alto en los arcenes y es imposible pararse allí, además por la noche pasan camiones con remolque a mucha velocidad y es peligroso detenerse en mitad de carretera.

Como he comentado, aparcamos en una parada de bus, saqué el trípode y empecé a fotografiar el cielo, allí estaba la aurora por fin !!, en la cámara todavía se veía un poco más intensa que en directo, estábamos extasiados con el espectáculo.

A tener en cuenta : aunque llevéis trípode y más si es de patas muy finas haced las fotos con mando o con retardo del disparo, así evitaréis que os queden movidas las fotografías como me pasó a mi, fallos de novato y además con la emoción no se me ocurrió en aquel momento.

Seguimos unos kilómetros más adelante y apareció otra que hacia forma de arco iris, nos detuvimos en otra parada de bus e hicimos más fotografías.

A la entrada de Ivalo se nos cruzó un “wolverine” lobo finlandés que habría salido a buscar su cena supongo, es bastante diferente de los lobos que tenemos por España.

Una vez cruzamos Ivalo seguimos dirección a Inari, mi idea era llegar al lago helado para hacer fotografías desde allí. Nos encontramos con otra aurora más pequeña durante el trayecto, disfrutamos un montón a pesar del frío que hacía, estábamos a -19 grados.

DSC09787
Ultima aurora de la noche más suave

Cuando estábamos en las cercanías del lago Inari, cruzaron por delante del coche una pequeña manada de renos, vaya noche de emociones!, detuvimos el coche para dejarlos pasar disfrutando de la imagen.

DSC09816b.JPG
Renos noctámbulos

Una vez en el lago, resultó que según la aplicación ya nos habían superado las auroras y por desgracia tenía razón estuvimos un buen rato pero no apareció ninguna más.

DSC09816c.JPG
-19 grados

Regresamos con la felicidad de haber podido ver por fin algunas auroras boreales, aunque fueran de baja intensidad, la guinda para este maravilloso viaje, que tanto nos está gustando.

Día 10

Último día completo que nos quedaba en Finlandia, seguía estando despejado menos mal, pudimos disfrutar de la luz del Kaamos en todo su esplendor de un azul intenso, con tonos dorados en el horizonte.

DSC09822.JPG
Amanecer en la cabaña

A las 9:30h. salimos dirección a Inari para visitarlo, está a unos 70 kilómetros desde Saariselkä, una hora aproximadamente en coche, hicimos una primera parada a mitad de camino antes de llegar a Ivalo en una colina con abetos helados.

Cuando estábamos en las cercanías del lago Inari volvimos a encontrarnos con algunos grupos de renos salvajes a los lados de la carretera.

Hicimos otra parada en un mirador que daba acceso al lago, al estar en esta época totalmente  helado pudimos pasear por el centro del lago para hacer varias fotografías y vídeo, el lugar tenía unas vistas fantásticas, con los colores tan especiales del kaamos.

Una vez en Inari iniciamos las visitas con el edificio del parlamento Sami, llamado Sajos, en él hay un centro cultural con una pequeña exposición de fotografías y artículos tradicionales del pueblo Sami, el parlamento se sitúa en una sala central construida de madera de forma redondeada.

DSC09843.JPG
Sajos

Seguimos con una visita al centro de la población que es bastante pequeña, no llega a 600 habitantes, con vistas al lago helado y una iglesia que en aquel momento estaba cerrada.

Aunque no está muy lejos, cogimos el coche para ir al museo Siida  para visitarlo, está dedicado a la cultura Sami , las auroras boreales y a la historia finlandesa en general, la entrada tiene un precio de 10€ los adultos..

El museo tiene una parte exterior donde pudimos ver varias construcciones de casas de madera, aunque estaban cerradas, no se si es debido al ser invierno.

Comimos en el mismo museo donde hacen un menú por 14€ muy interesante y relativamente económico. Para terminar entramos a ver la película que trataba sobre las auroras boreales, unas bonitas imágenes con música suave que hicieron que me entrara sueño, supongo debido al bajón después de comer.

Regresamos a Saariselkä para comprar algún recuerdo para regalar y algo de cenar en el supermercado, ya que teníamos una bonita casa había que aprovecharla.

DSC09877bph.jpg
Saariselkä

Sobre las once de la noche salimos a intentar cazar alguna aurora, pero pintaba mal, ya que, aún estando muy despejado, lo que hizo caer en picado las temperaturas, no se preveía que la aurora pasara por encima nuestro, solo había alguna posibilidad en el horizonte.

DSC09877ABph.jpg
-23 grados

Pero no hubo suerte, fuimos hasta Ivalo y volvimos, pero nada de nada, el coche marcaba -23 grados, lo curioso es que si no hace aire, al salir del coche no se nota el frío, pero cuando llevas unos minutos sin guantes para filmar o hacer una foto te empiezan a doler las manos cada vez más.

Día 11

Tocaba regresar a Barcelona, así que poco hicimos este día, salimos un poco antes para visitar Ivalo con luz de día,  que a parte de una iglesia moderna, las vistas al río del mismo nombre, pocas cosas más hay interesantes para ver en Ivalo, dice la tradición que Santa Claus vive en la montaña cercana llamada Korvatunturi.

DSC09878.JPG
Ultimas vistas desde la cabaña

Sobre las 11:30h , fuimos al aeropuerto para devolver el Opel insignia a Europcar , que por cierto, no se complican mucho, en el mostrador no hay nadie, solo un teléfono verde para llamar y una vez lo haces solo te dicen que tires llaves en el agujero que hay en el mostrador y feliz viaje.

Nuestro vuelo salía a las 13:55h con escala en Helsinki y el de conexión hacia Barcelona a las 17:25h.

Conclusiones: un fantástico viaje invernal, que organizándolo por tu cuenta sale a un precio bastante más interesante que organizado, ideal para ir con niños por todo lo relacionado con Santa Claus, pero que los mayores disfrutamos igual o más con los paisajes y las entretenidas actividades de invierno.

En Finlandia  es muy fácil hacer todas las reservas por Internet. Con un montón de actividades disponibles para disfrutar, renos, huskies, motos de nieve, raquetas, esquí, spa y si hay suerte las fantásticas auroras boreales, a las que también puedes ir a cazar contratando una excursión.

Con la magia, sobretodo para los más pequeños y no tan pequeños de poder ver todos los lugares y atracciones sobre Santa Claus .

La comida está muy bien, hay gran variedad y con salsa de bayas siempre como acompañamiento.

En cuanto al frío, todo es llevar las suficientes capas de ropa para evitarlo, una vez en un documental que vi en televisión sobre Groenlandia decían que no hay día frío sino mala ropa.

Recuerda Si te ha gustado el diario dale a “me gusta” y si te parecen interesantes nuestros diarios de viajes haz clic en “Seguir”, muchas gracias.

links de interes :

Norwegian Airlines : https://www.norwegian.com/es/
Finnair : https://www.finnair.com/es-es
Autobuses : Matkahuolto : https://www.matkahuolto.fi/en/
Actividades : Lapland Safaris : https://www.laplandsafaris.com/es/
Santa Claus Village : https://santaclausvillage.info/es/
Museo del Oro : https://www.kultamuseo.fi/en/
Museo Arktikum : https://www.arktikum.fi/
Tankavaara : http://www.tankavaara.fi/
Turismo finlandia : https://www.turismofinlandia.es/inari/
Mapas : https://maps.me/

Hoteles y Alojamientos:

Helsinki : Hotel Finn, muy céntrico, sencillo, habitaciones actualizadas.
Rovaniemi : Kotimaailma Apartments, perfecto, céntrico, todo muy nuevo.
Levi : hotel Hullu Poro, céntrico, muy buena relación calidad precio, desayuno incluido.
Saariselkä: Villa Haukka , calle Hiihtajantie 1a, A, Saariselkä, 99830, cabaña excelente, en las afueras de la población.

Apps para controlar las auroras :

My Aurora Forecast & Alerts

Aurora Now – Auroras Boreales

Northern Lights Aurora Alerts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s