Que ver en FUERTEVENTURA en 5 Días

Continuación del Viaje a El Hierro, Fuerteventura y Lanzarote

Por si no habéis leído el anterior post del inicio de este viaje dedicado a la isla de EL HIERRO, aquí os hago un pequeño resumen: Decidimos aprovechar nuestro viaje a El Hierro para conocer también la Isla de Fuerteventura y además volver a visitar Lanzarote. Para ello entramos en la web de Vueling, donde adquirimos un vuelo a Tenerife Norte de ida y para el regreso un vuelo de Lanzarote a Barcelona. Para los vuelos interinsulares de Tenerife Norte a El Hierro y de El Hierro a Lanzarote los contratamos con Binter.

5 días recorriendo Fuerteventura en coche de alquiler

Os animo a Suscribiros a mi Canal de YouTube

Cómo llegar a Fuerteventura

Pues básicamente podemos llegar a la isla tanto por mar como por aire, hay vuelos directos desde Barcelona con la compañía Vueling a precios realmente interesantes, pero en nuestro caso al estar ya en Lanzarote elegimos el ferry de Fred Olsen pues es más rápido que el de la naviera Armas, embarcando también el coche que previamente habíamos alquilado a nuestra llegada a Lanzarote, evitando así más cambios de contratos de rent a car y ganando en comodidad al poder llevar todo nuestro equipaje en el maletero.

Ferry de Fred Olsen

Aquí os dejo un mapa de Fuerteventura con las mejores atracciones turísticas y los lugares de interés recomendados de la isla:

Cómo moverse por Fuerteventura, la mejor solución alquilar un coche

Como explique en la anterior entrada, valoramos las varias opciones, entre las empresas más conocidas como AVIS o BUTGET y las locales de las Islas Cicar o Pluscar, al final nos decidimos por Cicar, que ofrecía unos precios más interesantes en comparación, aunque la experiencia con ellos no fue todo lo satisfactoria de los esperado, por dos razones, una porque de los dos coches contratados no me dieron ninguno de los solicitados siempre fueron Opel Mokka con bastantes kilómetros, ya se que siempre pone, tal coche o similar, pero opino que deberían intentar cumplir con el coche contratado.

Esperando subir al ferry

La otra razón es porque tuvimos un problema en el Hierro con el primer coche con los frenos, pero resultó que como era viernes por la tarde en atención al cliente no responden hasta el lunes por la mañana, por lo que me dijeron, en caso de urgencia hay que llamar al 112, considero que una empresa tan importante de alquiler de coches debería tener un servicio de atención 24 horas. Si es cierto que me lo solucionaron al día siguiente cuando fui personalmente al aeropuerto sustituyéndome el coche y en Fuerteventura se nos encendió la luz de avería de motor, pero cuando fuimos a la agencia de Cicar del puerto en Corralejo nos dieron largas con la escusa de que es la misma empresa pero de diferentes propietarios y como habíamos alquilado el coche en Lanzarote, mejor solucionarlo cuando regresáramos a Lanzarote, dejándonos un poco colgados, por suerte la avería no fue a más.

Algunos datos sobre Fuerteventura

En la isla nos encontramos con espectaculares playas, con varios conos volcánicos, dunas como en el Sahara y pueblos blancos con sus molinos de viento, eso si, siempre acompañados por un fuerte viento que en algunos casos llegó a resultar molesto, para evitarlo hemos leído que los mejores meses son Septiembre y Octubre que es cuando está más calmado.

Parque Nacional de las Dunas

Es la segunda isla más grande de las Islas Canarias tras Tenerife, situada a menos de 100 kilómetros de la costa africana, en algunos momentos me dio la sensación de ver los paisajes de Marruecos. Su costa está rodeada por 150 kilómetros de playas de arena blanca bañadas por aguas de color turquesa. Gracias a su intenso y persistente viento es un autentico paraíso para los amantes del windsurf y el  kitesurf, en nuestro caso, tanto viento lo encontramos bastante molesto.

El nombre original indígena de la isla, era Erbania, siendo sus primeros pobladores los maxos o majoreros de origen bereber, que dividieron la isla en dos reinos el de Guise y el de Ayose separados por una muralla de la que todavía se conservan algunos restos. Hasta que en 1402 se inició la conquista de la isla por los normandos Jean IV de Béthencourt y Gadifer de La Salle obteniendo el apoyo del rey de Castilla.

Donde alojarse en Fuerteventura

Al ser una isla muy alargada, con más de 100 kilómetros de un extremo al otro, lo más aconsejable es dividir la estancia en dos campos base, uno en Corralejo y el otro en Morro Jable, en nuestro caso preferimos hacer más kilómetros para las visitas y evitar los cambios de residencia, por lo que nos decantamos en establecer nuestro alojamiento en Corralejo.

Reservamos un apartamento, pues con la pandemia preferíamos estar más tranquilos que en un gran hotel, nuestra elección fue el Lima Waikiki beach, situado en la calle Doctor Aristides Hernández Morán, 9, de Corralejo, a 10 metros de la playa y a unos minutos andando del centro, fue uno de los mejores de viaje, muy cuidado y con un anfitrión, Félix, muy amable.

Iniciamos nuestro viaje a Fuerteventura

Como he comentado anteriormente, habíamos estado unos días en Lanzarote , concretamente nos alojamos en la población de Punta Mujeres, que como está un poco distante del puerto donde teníamos que coger el ferry, unos 65 kilómetros que es una hora de coche aproximadamente, nos tocó levantarnos temprano para llegar con tiempo a Playa Blanca donde embarcaríamos en el ferry de las 10h de la mañana con destino a Fuerteventura.

Interior del ferry

Para embarcar el coche una vez llegamos al puerto fue de lo más sencillo, nos pusimos en la cola de coches en el carril con el letrero que ponía Ferry express de Frad Olsen y poco más, mi pareja aprovechó la espera para desayunar un poco más, para evitar el posible mareo del barco.

En pocos minutos nos avisaron para que subiéramos con el coche por las rampas de acceso al ferry. El trayecto hasta Fuerteventura tuvo una duración de poco más de media hora, son las ventajas del fast ferry, con el barco de la naviera Armas el trayecto se hace en 45 minutos, ya se que es poca la diferencia pero considero que vale la pena el ahorro de tiempo y la comodidad del catamarán.

Llegando a Corralejo

Desembarcamos y nos dirigimos hacia nuestro nuevo apartamento, en Waikiki Beach, como he comentado fue uno de los mejores alojamientos del viaje. Siguiendo las instrucciones del mensaje de booking, llamamos por teléfono y en pocos minutos llegó nuestro anfitrión, Félix, que nos dio las explicaciones básicas de uso del apartamento junto con las llaves.

Playa frente al apartamento

Una vez instalados decidimos ir a pasear por el centro de Corralejo, bajando por la comercial Avenida de Ntra. Sra. del Carmen, siguiendo por la calle marítima, que nos ofreció unas estupendas vistas al puerto con sus pequeñas playas de aguas cristalinas repletas de peces, recorrimos varias de las callejuelas interiores y regresamos otra vez por la avenida comercial.

Calle comercial de Corralejo
Vistas al puerto
Avenida de Ntra. Sra. del Carmen

Nos cambiamos y fuimos a bañarnos en la estupenda playa de la Goleta, que teníamos frente al apartamento, bueno siendo sinceros, como pasó en el Hierro, me bañé yo y mi pareja solo se mojo los tobillos, pues decía que el agua seguía estando demasiado fría para su gusto.

Playa de Corralejo Viejo

Comimos en el Mesón Las Tejas, situado a pocos metros de nuestro alojamiento, como estábamos en plan relax, no queríamos desplazarnos demasiado lejos para ir a comer. Es un restaurante bastante grande, con una decoración rústica al estilo mesón castellano, comimos una paella de marisco, que sinceramente cuando la vimos no nos causó muy buena impresión, al ser de color amarillo intenso, similar a las paellas que ponen en Barcelona a los turistas, pero al comerla cambiamos de opinión, pues estaba bastante bien.

Mesón las Tejas

Parque Natural de las Dunas

Por la tarde, salimos a recorrer las kilométricas Grandes playas de Corralejo, aparcamos en la parte exterior del Hotel Riu Palace Tres Islas, que junto a Hotel Riu Oliva Beach Resort hacen de barrera divisoria entre las playas, además de que ayudan a detener algo el viento como si fueran un muro cortavientos, nuestro anfitrión nos recomendó ponernos a un lado o a otro del los hoteles dependiendo de donde sopla el viento para poder disfrutar más de las playas, la ventaja de estas playas cerca de los hoteles es que disponen de todos los servicios, nosotros estuvimos en la Playa Bajo Negro.

Proseguimos nuestro recorrido en coche por la carretera FV-1a, que cruza el sorprendente Parque Natural de las Dunas, las cuales se formaron gracias a la  pulverización durante siglos de millones de conchas, cubriendo una superficie de 2.600 hectáreas, creando unos paisajes desérticos preciosos que contrastan con el azul del océano, a pesar de que el día se nubló bastante pudimos disfrutar de la belleza que ofrece el lugar. Nos detuvimos en varias playas viendo disfrutar a los surfistas, windsurfistas y Kitesurfistas navegar sobre las olas, nosotros paramos en la Playa de los Matos, la Playa del Moro y la Playa Alzada, pero hay bastantes más durante la ruta.

Cuando salimos del parque natural, pasamos frente a la urbanización Parque Holandés, en la que hicimos un breve recorrido con el coche viéndola bastante deteriorada en la actualidad, una vez en la rotonda frente a la urbanización tomamos la carretera que nos llevó a El Jablito, donde si es cierto hay una pequeña playa bastante protegida y poco más, en algunos blogs habíamos leído que se trataba de una encantadora población de pescadores, pero el entorno que observamos no nos gustó demasiado, se nota muy abandonado y sucio , incluso en la entrada nos encontramos con lo que debía ser un centro comercial abandonado, que actualmente parece ocupado por un centro de yoga clandestino.

La Oliva y Villaverde

Nos dirigimos hacia La Oliva que es la capital del municipio del mismo nombre, el segundo más extenso de las Islas Canarias, fue la capital insular desde 1834 en sustitución de Betancuria hasta 1860 y en su termino municipal incluye la isla de Lobos.

Valverde

Pasamos antes por el vecino pueblo de Villaverde, para fotografiar sus famosos Molinos de viento, similares a los que nos podemos encontrar en la Mancha, para acceder a ellos en coche hay que ir con cuidado con el último tramo del camino pues está muy bacheado, a pesar de que llevábamos un SUV no fue fácil llegar.

En la Oliva aparcamos frente a la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria para recorrer su centro histórico, visitando primero la iglesia, muy cerca de la iglesia se encuentra el Centro de Arte Canario, que estaba ya cerrado cuando llegamos y un poco más adelante La Casa del Coronel, un edificio histórico que fue residencia de los gobernantes de la isla, que también estaba ya cerrada, recorrimos algunas calles más y regresamos a Corralejo.

Cenamos en la zona del puerto, en el restaurante Rosa dei Venti, en la Av. Marítima, 12, un encantador restaurante frente al mar con vistas al puerto. Tras la cena paseamos por la zona del casco antiguo repleta de bares y restaurantes, pasando por la calle de la Iglesia, donde actuaban varios grupos de música, a pesar de la pandemia había bastante ambiente por la calle.

Día 2 – El Cotillo | Tindaya | Betancuria

Como solía ser bastante habitual en las islas, amaneció algo nublado, pero pasadas unas horas se fue despejando poco a poco. Este día lo dedicaríamos casi enteramente a visitar varias de la playas de la costa occidental de la isla, además no íbamos con intención de bañarnos, la idea era de hacer una ruta meramente paisajística.

Playa del Bajo de la Burra

La Iniciamos con una de las playas más instagrameadas de Fuerteventura, conocida como “la playa de las palomitas”, o mejor dicho La Playa del Bajo de la Burra, para llegar desde Corralejo lo hicimos por la pista de tierra que discurre bordeando  la costa en dirección a El Cotillo, es una pista llana y sin dificultad alguna, en poco más de diez minutos nos plantamos en la playa.

Playa del Bajo de la Burra

El efecto al pisar la playa es sorprendente, realmente parece que este repleta de palomitas de maíz recién hechas, pero en realidad es coral blanco, más exactamente son unas algas calcáreas conocidas técnicamente como rodolitos, lo mejor que podemos hacer pasada la primera impresión, es sentarnos plácidamente a contemplar el paisaje.

La Playa de las palomitas o Popcorn Beach

Siguiendo la pista de tierra pasamos por el tranquilo pueblo pesquero de Majanicho, con poco más de 100 habitantes, está situado en una apacible bahía con una playa de arena blanca y algunos rodolitos también sobre ella.

Faro del Tostón

Al llegar al Cotillo, nos dirigimos hacia el Faro de Tostón, que está a unos 5 kilómetros, donde por suerte el cielo se fue abriendo, asomando el sol por algunos claros. En la zona del faro el paisaje se entremezcla la oscura roca volcánica con pequeñas dunas de arena blanca, como podéis ver en la fotos, cuando el sol incide en la arena crea un gran contraste, es un lugar ideal para ver la puesta de sol.

Faro de Tostón

Cuando nos volvimos aponer en marcha , al arrancar el coche, vi que se encendía una luz de aviso de avería del motor en naranja, así que llamé a atención al cliente de Cicar, esta vez si que respondieron, y me dijeron que me dirigiera a las oficinas de Corralejo , en el puerto, un fastidio pues era media hora de ida y otro tanto de vuelta, pero mejor prevenir.

Dunas en el Faro de Tostón

Una vez en las oficinas de Cicar en el puerto, la verdad es que nos dieron largas, nos empezaron diciendo de que si podía ser solo los gases, al insistir en una sustitución me dijeron de que no tenían ningún coche similar para dejarnos, además añadieron de que Cicar Fuerteventura y Cicar Lanzarote son empresas de propietarios diferentes aunque lleven el mismo nombre, total, que nos fuimos otra vez con el mismo coche y habiendo perdido más de una hora.

El Cotillo y sus playas

Regresamos a la zona de El Cotillo para proseguir con nuestra ruta playera deteniéndonos por el camino en la playa los Charcos y la playa La Concha, son playas cercanas a la población, bastante amplias de dorada arena fina.

Una vez en el pueblo, aparcamos cerca de la playa de El Cotillo, para acercamos al Castillo de el Cotillo o Torre del Tostón que fue construida en el año 1700 para defender el puerto de las incursiones piratas. desde la torre es de donde sale la pista de tierra que nos llevará a las siguientes playas.

La primera que nos encontramos es la Playa del Aljibe de la Cueva,  tiene una longitud de un kilometro y medio por treinta metros de anchura, cuando estuvimos nosotros había muy poca gente, es de arena fina dorada.

Playa del Aljibe de la Cueva
Ardillas de Fuerteventura

Una par de kilómetros más adelante nos encontramos con La Playa del Águila, esta situada bajo un acantilado, para llegar a ella hay que descender por una larga escalera que te lleva a la arena, habíamos leído que estaba en bastante mal estado, pero actualmente (Junio – 2021) está reparada y se puede bajar perfectamente desde la zona de aparcamiento, si bien es desde arriba de donde se obtienen la mejores vistas de toda la playa.

En poco más de un kilometro llegamos a la última de las playas de el Cotillo, La Playa de Esquinzo, está situada entre dos acantilados, al llegar vimos que estaba repleta de surfistas, por lo que hemos leído es la más recomendada para la práctica de este deporte, al igual que las anteriores, el entorno es precioso con los contrastes del agua turquesa, la arena dorada y el acantilado volcánico.

Playa de Esquinzo

Tindaya y sus playas

Había llegado la hora del almuerzo, justo cuando estábamos cerca de la población  de Tindaya , no es que hayan muchas opciones para comer en la población, nosotros elegimos el Restaurante Los Podomorfos, un restaurante que nos sorprendió con una comida de excelente calidad y sabrosa. Os recomiendo, principalmente sus deliciosas hamburguesas de ternera, ya se que no es una comida típica, pero nos apeteció en aquel momento.

Continuamos con nuestra ruta paisajística playera, al salir de Tindaya cogimos la  pista de tierra que nos llevaría a las siguientes playas, habíamos leído que las pistas de tierra estaban en mal estado, pero me imagino que durante la pandemia han reparado la mayoría de ellas, pues nosotros nos encontramos que estaban bastante bien para poder circular con cualquier coche. La primera que nos encontramos pasados unos 5 kilómetros, es la Playa de Tebeto, una pequeña playa solitaria de arena más oscura que las anteriores, situada entre rocas, pero con un gran encanto.

Playa de Tebeto

Tras dos kilómetros más de pista de tierra llegamos a la Playa de La Mujer, es una pequeña playa muy tranquila, casi se podría considerar una cala, de arena dorada, en marea baja se crean pequeñas charcas para bañarse evitando el oleaje.

Playa de La Mujer

Muy cerca de la playa de la Mujer, en poco más de 500 metros, nos encontramos con la Playa de Jarubio, la última a visitar de esta zona, es de arena fina de color marrón claro con unas rocas que sobresalen sobre la arena, ideales para tener un poco de sombra, en toda la playa tan solo nos encontramos con otra pareja, supongo que al estar un poco alejadas y el acceso por pistas de tierra no tienen tanta afluencia.

Playa de Jarubio

Aguas Verdes

Regresamos a Tindaya para dirigirnos por carretera, hacia Aguas Verdes, en este lugar hay una pequeña playa que no tiene mucho interés, pero lo mejor es su tesoro oculto, se trata de sus piscinas naturales o charcos, formados por la lava, similares a los que nos encontramos en el Hierro.

Aguas Verdes

Una vez aparcamos el coche hay que ir hacia el lado derecho de la playa, superando una zona de rocas, al principio no se ven por lo que desalentó a mi pareja, pero una vez superadas la primera rocas allí están, una bellas piscinas de aguas cristalinas esperándonos, lástima que no íbamos con idea de bañarnos, pero me quedé con las ganas de darme un baño en ellas. 

Betancuria

Salimos hacia el parque Rural de Betancuria siguiendo la revirada carretera que nos llevaría a los Miradores de el Morro Velosa, diseñado por Cesar Manrique, desde este mirador nos ofreció unas vistas espectaculares de una Fuerteventura distinta, formada por un paisaje agreste de colinas redondeadas de múltiples colores ocres.

Siguiendo la carretera FTV-30, nos encontramos con el Mirador de Guise y Ayose, uno de los más recientes, desde donde pudimos admirar el Valle de Betancuria, en él hay unas estatuas de bronce que representan a los Antiguos Reyes de Fuerteventura antes de la conquista de 1.402, Guise y Ayose, que gobernaban los dos reinos el de Jandía y Maxorata, donde hay el mirador estaba el muro defensivo que dividía los dos reinos.

Al llegar a la población de Betancuria me sorprendió pues es bastante pequeña, me había hecho la idea que sería mucho más grande al haber sido la capital de la Fuerteventura entre los años 1405 hasta 1834.

Betancuria

Hicimos un recorrido por su cuidado casco histórico, Betancuria al estar situada en mitad de un oasis disfruta de bastantes palmerales y zonas ajardinadas que hacen mucho más agradable el paseo, el inconveniente que tuvimos nosotros fue que eran más de las 6 de la tarde y nos encontramos con todo cerrado, pero nos conformamos con poder ver los exteriores de los edificios, no pudimos visitar la Parroquia de Santa María de Betancuria, ni el Museo Arqueológico de Betancuria.

Aquí dimos por concluidas la visitas de día, regresamos hacia Corralejo, pasando otra vez por el embriagador parque Natural de la Dunas de Corralejo, donde nos detuvimos en un par de sus playas para observar a los surfistas evolucionar sobre las olas. Una vez en Corralejo, cenamos en el apartamento y a descansar que lo teníamos merecido.

Surfistas en las Dunas de Corralejo

Día 3 – Punta Jandía | Playa de Cofete | Morro Jable

Teníamos por delante un par de horas de carretera para llegar a nuestro primer objetivo del día, El Faro de Punta Jandía, situado al otro extremo de la isla a 145 kilómetros de Corralejo, por lo que salimos bastante temprano para aprovechar la mañana. Si bien los primeros kilómetros fueron por autovía, después cambiaron  a carretera nacional y a partir de Morro Jable se transformó en una pista de tierra de unos 20 kilómetros en buen estado que cruza unas espectaculares llanuras semi desérticas de tierras volcánica.

Corralejo – Faro Punta Jandia

Punta Jandía

Tal y como teníamos previsto llegamos al faro a las 10h., situado en el extremo Sur-oriental de la Punta Jandía, por desgracia estaba cerrado, no se si por el Covid o porque ya no abren, se veía a través de las cristaleras que tenia una zona de bar y servicios, pero no estaban en funcionamiento.

Como es costumbre en la isla, al situarnos sobre el acantilado para contemplar las vistas hacia un fuerte viento, lo que no nos permitió estar muy contemplativos con los paisajes, así que hicimos las correspondientes fotografías y regresamos al coche.

Faro de Punta Jandía

En mitad de la llanura, a escasos 1000 metros del faro, se encuentra la pequeña población, aunque parece más un asentamiento de roulottes, llamada El Puertito de La Cruz, de apenas 40 habitantes, donde me tomé un café en el Restaurante Punta de Jandía que justo en aquel momento coincidió estaban abriendo,  más que nada para hacer uso de los servicios. El Puertito es un lugar curioso para vivir en mitad de la nada.

Desvío a Cofete

Retomamos la pista de tierra que regresa a Morro Jable, para pasados unos tres kilómetros, tomar el desvío a la izquierda que nos llevaría a La Playa de Cofete, habíamos leído que la pista estaba en muy mal estado, pero supongo que como ha sucedido con otras pistas de tierra, con la pandemia han aprovechado para allanar todas estas pistas de acceso principales, así que nos encontramos con una pista en muy buen estado que cruza el Macizo de Jandía, que son las montañas más altas de la isla. Al llegar a la cima a 230 metros de altura, paramos en el Mirador Degollada  Agua Oveja, desde donde pudimos disfrutar de unas bellísimas vistas de la playa, el único inconveniente era el fortísimo viento que nos azotaba constantemente.

Playa de Cofete

La Playa de Cofete es espectacular, si cuando la vimos desde el mirador de Degollada Agua Oveja ya nos impresionó,  una vez estuvimos pisando la arena nos dio la sensación de encontrarnos en una playa infinita, con sus más de nueve kilómetros de longitud y la niebla creada por el agua en suspensión proveniente del oleaje no lográbamos ver donde terminaba la arena.

Hicimos un largo paseo por la orilla admirando el entorno mientras las olas nos iban refrescando los pies, un lugar fascinante y salvaje que gracias a la dificultad de su acceso sigue conservándose sin apenas construcciones, a excepción de la aldea de Cofete y la Casa Winter.

Playa de Cofete

Subimos con el coche hasta la Casa Winter, situada en la ladera de la montaña,  que fue propiedad de Gustav Winter, un alemán que tenía arrendada toda la Península de Jandía y que se construyó esta casa, de la cual se rumorea fue utilizada por los espías nazis y como base de abastecimiento de los submarinos alemanes durante la segunda guerra mundial.

Casa Winter

Actualmente en la casa está ocupada por Pedro Fumero, que es el sobrino de los cuidadores de la finca, la familia Matos, que está en litigios con los antiguos propietarios, pues estos vendieron la propiedad a la empresa Lopesan para transformar la casa en un hotel restaurante.

Para poder visitar la casa hay que pagar la voluntad, durante el recorrido nos explicó todos los datos que ha recopilado sobre el origen nazi de la casa y de sus propietarios, nos contó que tenían previsto refugiarse allí varios oficiales nazis incluido el mismísimo Adolf Hitler y que están intentando localizar unas cuevas submarinas donde según su teoría amarrarían los submarinos, por otro lado la familia Winter desmiente todas estas teorías conspiranoicas aludiendo que la casa se construyó pasada la segunda guerra mundial y que es imposible la construcción de cuevas secretas para que pudieran entrar los submarinos nazis.

Playa de Roque del Moro

Iniciando el camino de regreso, nos detuvimos para hacer unas fotos en la playa de Roque del Moro, para acceder, hay que tomar un desvío a la derecha pasados unos seis kilómetros de playa de Cofete, la pista desciende hasta una esplanada donde se puede aparcar perfectamente.

Morro Jable

Sobre el mediodía llegamos a Morro Jable, con la intención de comer en un restaurante que nos habían recomendado, llamado Leo’s situado en la avenida de Tomás Grau Gurrea que es el paseo marítimo de la población, a pesar de que no habíamos reservado previamente , tuvimos la suerte de poder elegir una mesa frente al mar.

Comimos excelentemente, atendidos por un personal muy amable, elegimos una ensalada, gofio y de segundo unas barracudas que estaban riquísimas, así que es un restaurante que os recomiendo.

La playa frente al paseo marítimo es preciosa, con unas aguas de tonos azules esmeralda que bañan la arena dorada, además el mar estaba en calma, íbamos a bañarnos en esta playa pero pensamos, erróneamente, que mejor hacerlo en la playa de los gorriones un poco más adelante.

Playa de Morro Jable

Saliendo del casco antiguo de Morro Jable, nos encontramos con la zona turística frente a la Playa del Matorral , llamada Solana Matorral repleta de inmensos hoteles para los turistas internacionales.

Paseo en velero con avistamiento de cetáceos desde Morro Jable

Excursión a Corralejo, El Cotillo y Ajuy

Tour en segway desde Jandía hasta Morro Jable

Avistamiento de cetáceos desde Morro Jable

Playa de Sotavento

Seguimos ruta hacia el Norte realizando una parada en mirador de Mal Nombre de donde disfrutamos de unas excelentes vistas a la playa de Sotavento, una playa de diez kilómetros de longitud con una especie de laguna natural entre el mar y la arena, como podéis apreciar en las fotografías, la fina arena forma unas ondas de color más claro en el mar turquesa que la hacen muy fotogénica.

Playa de Sotavento

Al llegar a la playa de Sotavento, a la cual llegamos a través de una pista de tierra en buen estado,  hacia un viento fortísimo ideal para practicar el kitesurf , pero para los que solo queríamos pasear por la playa, nos encontramos con que la arena que llevaba el viento era como pequeñas agujas que se te clavaban en las piernas, hicimos varias fotografías y vídeos de los kitesurf y caminamos un poco por la playa, pero con tanto viento decidimos regresar al coche .

Costa Calma

Fuimos hasta la zona de Playa esmeralda, Costa Calma y Playa de los gorriones, un lugar mucho más turístico lleno de hoteles de lujo, donde teníamos pensado bañarnos, pero como seguía haciendo bastante aire desistimos de hacerlo. Las playas son muy similares a la de sotavento, aguas turquesa y arena fina dorada pero algo más resguardadas, a pesar de ello el aire seguía siendo bastante molesto para bañarse.

Playa de la pared 

Cambiamos de costa y nos fuimos a la zona occidental de Fuerteventura, como estamos en la zona más estrecha de la isla, en tan solo diez minutos llegamos a la playa de la Pared, con su mirador del mismo nombre, la playa es de arena oscura con bastante piedra, pero un poco más a la izquierda se encuentra la Playa del Viejo Rey  de 800 metros de longitud, de arena fina dorada mezclada con arena negra volcánica, .donde se concentran todos los surfistas,

Esta playas ya aparecían en los primeros planos de Torriani a finales del siglo XVI, como Porto Novo, tomo el nombre de la pared a causa del muro que dividía la isla en los reinos el de Jandía y Maxorata.

Vistas a la Playa del Viejo Rey 

Gran Tarajal

Volvimos a cambiar de costa esta vez para dirigirnos hacia la población de Gran Tarajal situada en la costa oriental, se trata de un pueblo costero de unos ocho mil habitantes frente a una playa de arena negra con vistas a “La Punta del Camellito”, una pequeña colina con forma de camello, dispone de un importante puerto pesquero .

Paseamos por su paseo marítimo admirando las vistas hasta llegar al puerto donde dimos media vuelta para regresar al centro donde nos sentamos en uno de lo bares frente a la playa para tomarnos un refresco.

Puesta de sol en El Cotillo

Teníamos más o menos una hora de coche para regresar a Corralejo, pero cuando ya casi estábamos llegando a mi pareja se le ocurrió que quería ver la puesta de sol.

Puesta de sol desde el Castillo de El Cotillo

Así  que cambiamos otra vez de costa y nos fuimos al Castillo de El Cotillo donde llegamos justo a tiempo para ver el atardecer, lástima de algunas nubes que nos impidieron ver el momento justo donde toca el mar.

Cenamos en Corralejo, en el restaurante al lado del apartamento, llamado Waikiki Beach Club, es de estilo hawaiano y se come bastante bien.

Waikiki Beach Club al mediodía

Día 4 – Puerto del Rosario | Antigua | Ajuy

Puerto del Rosario

Iniciamos las visitas del día con la capital de la isla Puerto del Rosario, antes llamado Puerto Cabras, está a una distancia de 32 kilómetros desde Corralejo que se recorren en media ya que todo el trayecto ese realiza por autopista y autovía.

Puerto del Rosario

Aparcamos en zona azul cerca del centro, casi al lado del Cabildo Insular, el tique de cuatro horas tiene un precio de 3,65€, vaya diferencia con Barcelona que eso es lo que cuesta una hora.

Playa Chica

Nos hicimos unas fotos frente al letrero del nombre de la ciudad que está justo al lado del Parque de Playa Chica, frente a la playa del mismo nombre.

Seguimos por el paseo marítimo que va atravesando el puerto, donde nos encontramos con algunas de las conocidas esculturas de caracolas, en toda la ciudad hay originales obras de arte al aire libre.

iglesia de Nuestra Señora del Rosario

Al llegar a la altura del centro histórico giramos a la izquierda para subir por la calle León y Castillo, donde nos encontramos con el ayuntamiento, la iglesia de Nuestra Señora del Rosario y la Casa Museo Miguel de Unamuno, que es donde estuvo exiliado el famoso escritor Don Miguel de Unamuno durante cinco meses al haber sido desterrado por la dictadura de Primo de Rivera, en marzo de 1924. Hicimos una interesante visita a la casa, cuya entrada es gratuita, todo un detalle.

Paseamos un poco más por el centro, pero tampoco es que la ciudad disponga de mucho más por ver.

Las Salinas y los Hornos de Cal de Guirra

Salimos de Puerto del Rosario para dirigirnos hacia las Salinas, realizando una primera parada en La Playa del Castillo y después en los Hornos de Cal de la Guirra.

Playa del Castillo

En toda esta zona se han construido en estos últimos años una gran cantidad de complejos hoteleros, estropeando según mi parecer el maravilloso paisaje costero.

Los hornos de cal están ubicados en el paseo marítimo de La Caleta frente al mar, se puede aparcar cómodamente en el Centro comercial Atlántico que está justo detrás, y se pueden visitar los hornos libremente, consta de tres hornos, un almacén y la que era la vivienda de los caleros.

Las salinas del Carmen, están situadas a pocos kilómetros de los hornos, a poco más de cinco en coche aproximadamente.

Las salinas del Carmen

Al entrar al Museo de las Salinas nos ofrecieron comprar el bono para los 3 museos, el de las Salinas, el del queso Majorero y el de Los Molinos de gofio, así que no lo dudamos y adquirimos un par de bonos.

La visita a las salinas fue muy interesante, iniciamos la visita por una zona multimedia de exposición, para pasar posteriormente a los cocederos, según nos informaron, estas salinas son las únicas en Fuerteventura que siguen en funcionamiento, ocupan una superficie de 26.100 metros cuadrados, en las que hay diez cocederos y casi mil tajos.

Las salinas del Carmen

Web del museo : https://museosalinasdelcarmen.es/

Al finalizar la visita dimos un breve paseo por las casas del Barrio las Salinas, algunas de ellas encaladas, con las ventanas y puertas pintadas de vivos colores, junto al barrio se encuentra la Playa del Muellito.

Antigua y el Museo del Queso Majorero

Al salir de las Salinas fuimos hacia la población de Antigua para visitar el Museo del Queso Majorero. El museo está instalado dentro de una casa Majorera encantadora incluyendo un cuidado jardín de cactus , un molino y la exposición, si llegáis antes de las 12 hay la posibilidad de hacer una cata de quesos, en nuestro caso llegamos a las 13, así que nos quedamos sin cata, nos comentaron que mejor reservar antes si la intención es hacer la cata.

Web del Museo : https://museoquesomajorero.es/

Una vez llegó la hora de comer, nos habían aconsejado ir al bar Hostal El Artesano situado en la misma población de Antigua, donde comimos un menú riquísimo, compuesto de un potaje de garbanzos y un arroz con pollo, es un restaurante muy recomendable y a muy buen precio.

Tras la comida visitamos los edificios del casco histórico de Antigua, la Iglesia de Nuestra Señora, el ayuntamiento, el Partón , que es donde se ubica la biblioteca municipal de Antigua.

Iglesia de Nuestra Señora

Como teníamos el bono para la visita de los tres museos, nos dirigimos hacia la población de Tiscamanita donde se encuentra el Centro de Interpretación de los Molinos, situado en el interior de una casa tradicional, es quizás un poco más sencillo que los anteriores, pero igual de interesante.

Tiscamanita

A parte de poder ver todos los utensilios que se han utilizado durante años para moler el grano, nos explicaron las diferencias entre un molino y una molina. Al final de la visita nos dieron a degustar Pella de Gofio, un postre curioso cuyo sabor nos recordó a los panellets que solemos comer el día de Todos los Santos en Cataluña.

Cuevas de Ajuy

Al llegar a la población de Ajuy aparcamos el coche en un amplio aparcamiento que hay justo a la entrada de la población.

Playa de Ajuy

Una vez descendimos hasta llegar a la playa, que es de arena negra volcánica, nos dirigimos al camino que sale a la derecha que nos llevará hasta lo más destacado de la población, sus dunas fósiles, que son las más antiguas de la isla,  formadas hace 70 millones de años.

Al final del camino se llega a unas cuevas basálticas con paredes alcanzan los 40 metros de altura. Todo el camino esta bien señalizado y es de acceso bastante sencillo exceptuando algunos pequeños tramos  que estaban algo irregulares. 

Playa de  la Solapa, playa Vigocho y la Playa Garcey

En nuestra búsqueda incansable de las playas más bonitas de isla,  nos fuimos hacia  las playas de  la Solapa, playa Vigocho y la Playa Garcey, a las que llegamos tomando una pista de tierra en bastante buen estado. Son unas preciosas playas salvajes sin apenas bañistas.

Playa de la Solapa

La más famosa de las tres es la playa de  Garcey, que es donde naufragó el lujoso transatlántico American Star,  ocurrido aquí el 18 de enero de 1994 mientras era remolcado, pero en la actualidad solo quedan unos pequeños restos del transatlántico que sobresalen sobre las olas.

Miradores de las peñitas y el Mirador del Risco de las Peñas

Finalizamos las visitas de día en los miradores de las peñitas y el Mirador del Risco de las Peñas cerca de la población de Vega de Río Palmas, desde donde hay unas vistas espectaculares de los agrestes valles circundantes.

Aquí iniciamos el regreso hacia nuestro campo base en Corralejo, donde llegamos al cabo de una hora de conducción, parecía que no pero habíamos bajado bastante al Sur, durante el trayecto pudimos observar decenas de hogueras que celebraban la vigilia de San Juan, una costumbre que antiguamente también se hacía en Cataluña pero que actualmente con tanto riesgos de incendios ya hace años que las prohibieron.

Hogueras de San Juan
Mirador de las Peñitas – Corralejo

Para cenar nos fuimos a un restaurante que me había aconsejado mi compañera de trabajo, el Land of Freedom Restaurant, a pesar de que el nombre es un poco extraño, os puedo asegurar que se come de lujo, nosotros elegimos un par de bandejas degustación, una de la tierra y otra de pasta, seguidas de una de postres para compartir, nos quedamos que no podíamos más, estaba todo exquisito.

Para digerir semejante ágape nos fuimos a pasear un poco por el centro de Corralejo.

Día 5 – Isla de Lobos | Corralejo


Después  de meditarlo mucho mi pareja, pues siempre le desagrada viajar en barcos pequeños pues le marean más que los grandes, decidimos dedicar la mañana a la Isla de Lobos. La isla está situada a una milla náutica de Fuerteventura, su tamaño es de seis kilómetros cuadrados, toma su nombre de las focas monje que habitaban la isla en el pasado, actualmente solo hay un par de ejemplares esculpidos en piedra. Fue declarada parque natural en el año 1982.

Nos fuimos con el coche hacia el puerto para comprar los pasajes, pero al aparcar y coger las cosas me di cuenta que me había dejado la cámara de vídeo en el apartamento, así que mientras mi pareja compraba los tickets, yo regresé en busca de la cámara, menos mal que íbamos con tiempo. Habíamos leído que había que solicitar un permiso especial para acceder a la isla, pero en la actualidad nos dijeron que no hacia falta, todo y así cuando era obligatorio estaba incluido en el precio de las excursiones, que asciende a 16,50€ con Civitatis : Excursión a Isla de Lobos

Ferry a isla de Lobos + Snorkel desde Corralejo

Isla de Lobos

Cogimos el barco de las 10h, bueno realmente salió a las 10:10 debido a la cantidad de rezagados que iban llegando, cada vez que iban a soltar el amarre venia alguien corriendo por el muelle haciendo señas para que esperase.

El trayecto de ida lo realizamos con la mar bastante tranquila, llegando a la isla sin ningún mareo por parte de mi pareja, tuvo una duración de un cuarto de hora.

Playa de la Caleta

Elegimos empezar la ruta circular por al camino de la izquierda, que nos llevó primero a la Playa de la Caleta, una encantadora playa de aguas cristalinas y arena blanca, a pesar de que hacia un día que tanto salía el sol como se nublaba, nos coincidió verla con una nube tapando el sol, lo que nos impidió ver los colores de la playa en toda su intensidad.

Las Salinas

Siguiendo el camino circular pasamos por las antiguas Salinas , que actualmente están en desuso, tienen un tamaño de 15.795 metros cuadrados y estaban construidas sobre una explanada arcillosa. 

Camino a la Caldera

A pocos metros hay un desvío para subir al cono volcánico de La Caldera desde donde se divisa Lanzarote, Fuerteventura y la isla, nosotros sólo subimos hasta la mitad, llevábamos dos semanas de viaje y van pasando factura.

A mitad de camino de la cima

Al cabo de una hora aproximadamente llegamos por fin al Faro Martiño, que está bastante mal mantenido y sin ningún tipo de servicio, creo que deberían que mejorar los servicios y su mantenimiento.

Faro Martiño

En el camino de regreso pasamos por las lagunitas y punta mantequilla hasta llegar a uno de los lugares con más encanto de la pequeña isla, el puertito, con varias lagunas de aguas cristalinas de color esmeralda que invitan al baño.

El Puertito

También aquí es donde se encuentra el único restaurante de la isla, pero  si la intención es comer allí hay que reservar antes, a nosotros nos pareció todo bastante descuidado, pero es una sensación personal nuestra.

Isla de Lobos

Regresamos a con el ferry de las 14:15h, para llegar a Corralejo justo a la hora de comer, por desgracia cogimos el mar un poco picado, lo que hizo que mi pareja llegara un poco  mareada.

En esta ocasión elegimos el restaurante La Luna, situado en la calle del Pulpo, que ofrece en 10% de descuento si presentas el pasaje del ferry a Isla de Lobos. Comimos estupendamente, elegimos de primeros unas bravas y una ensalada de tomate con mozarela y de segundos pulpo a la brasa y bacalao.

Por la tarde nos dedicamos a relajarnos en la playa junto al apartamento y a última hora de la tarde pasear por Corralejo.

El puerto de Corralejo

Para cenar fuimos a la una pizzería llamada Blue’s experience, regentada por unos italianos donde comimos unas pizzas riquísimas, el único inconveniente fue que acaban de abrir esa noche tras el cierre por la pandemia y según nos explicaron no esperaban acudiera tanta gente, lo que provocó una espera excesivamente larga, por lo que se disculparon varias veces.

Pizza en Blue´s Experience

Día 6 – Corralejo | Lanzarote


Como teníamos el ferry a Lanzarote al mediodía , disponíamos de toda la mañana libre, así que la aprovechamos para visitar el que opino es el mejor mirador de Corralejo, la torre  del centro comercial El Campanario ,que ofrece unas vistas fantásticas de 360 grados sobre la ciudad, llegamos justo cuando lo estaban abriendo y es de acceso gratuito.

El resto de la mañana la dedicamos a pasear frente al mar por la Playa de la Barreta, seguida de la Playa del Medio, la Playa de los Verilitos y la Playa de Corralejo Viejo.

Nos despedimos de Félix, nuestro anfitrión del apartamento de Corralejo, el cual nos aconsejó donde comer cuando llegáramos a Playa Blanca (Lanzarote). Cogimos el ferry a la hora prevista , con una navegación con mar llana.

El viaje continua en Que ver en Lanzarote en Una Semana.

Recuerda Si te ha gustado el diario dale a “me gusta” y si te parecen interesantes nuestros diarios de viajes haz clic en “Seguir”, muchas gracias. Si estas planeando un viaje a Fuerteventura y tienes cualquier pregunta no dudes en enviarme un mensaje e intentare solucionarte cualquier cuestión.

Excursiones Organizadas por Fuerteventura

Tour en buggy por Fuerteventura

Senderismo por la isla de Lobos

Paseo en barco pirata desde Morro Jable

Tour en bicicleta eléctrica desde Corralejo

Senderismo por la Caldera de Gairía

Curso de paddle surf en Caleta de Fuste

Jeep safari por Fuerteventura

Enlaces para organizar tu viaje


3 comentarios en “Que ver en FUERTEVENTURA en 5 Días”

  1. Impresionante entrada, compañero. Estuve en Fuerteventura justo ahora hace tres años tres días y flipé. Aunque aún me quedaba por flipar en el resto de islas, sobre todo en Lanzarote. Un par de apuntes técnicos: se pueden alquilar coches a través de la empresa Cabrera Medina, que es una suerte de filial de Cicar canaria. Los precios son un poco más ajustados y en realidad te llevas el mismo coche. Por otro lado, en los últimos años ha surgido una aerolínea que conecta de forma muy barata las islas que se llama Canaryfly. Aun no ser residente se puede viajar por unos 20€ el trayecto entre islas.

    Por otro lado, a mí me pareció absolutamente mágico y recomendable el Barranco de los enamorados (también llamado Barranco de los encantados), el cual está situado entre El Cotillo y La Oliva. El barranco antes estaba en el mar y por ello hay una barbaridad de fósiles, restos marinos y formas en la roca inverosímiles. Es una auténtica delicia de paseo.

    Un placer volver a viajar a Fuerteventura. Un fuerte abrazo, adelante!

    Me gusta

    1. Hola Rafalé, gracias por tu comentario, el coche lo alquilé en Lanzarote con Cabrera Medina precisamente, de ahí que en Fuerteventura me dieran largas.
      En cuanto a lo de Canaryfly, estuve hablando con ellos y me dijeron que de momento no pensaban volver a volar a El Hierro, supongo que a causa de la Pandemia.
      Interesante dato el del Barranco de los enamorados, si alguna otra vez regresamos a Fuerteventura intentaremos visitarlo.
      Un cordial saludo !

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s