3 Semanas en Indochina

 

Camboya, Laos y Vietnam – Parte I

Preparación Viaje y decisión de la ruta

Después de valorar varios destinos para el viaje de este verano 2018, nos decidimos por Vietnam, aconsejados por familiares y amigos que habían estado hace algún tiempo y nos decían que era uno de sus mejores viajes.

En nuestro caso lo habíamos ido aplazando ya que nuestro hijo siempre nos decía cuando lo planteábamos, que a Vietnam quería ir con sus amigos, cosa muy lógica, pero mi esposa tenía muchas ganas de ir así que de este año no pasaba.

Lo primero fue pensar que ruta queríamos hacer, así que nos pusimos a ello, consultando varios blogs y diarios de viaje, hasta que dimos con la definitiva, indudablemente queríamos visitar también Camboya y como en muchos blogs hablaban muy bien de Luang Prabang en Laos, lo añadimos a la ruta.

La ruta que decidimos fue :

Empezar por Camboya, o sea Siem Reap estando tres noches, a continuación volar hasta Laos, Luang Prabang,  estar tres noches, volar a Hanoi, dos noches, desplazarnos a Sapa dos noches y la tercera coger el tren nocturno de regreso a Hanoi, ir una noche a Ninhbinh, que lo añadimos en la última actualización de la ruta por consejo de Victoria, que luego explicaré quien es, bahia de Halong con crucero y noche a bordo, volar hasta Hoi An estando dos noches, Hue dos noches y volar a Ho Chi Min (Saigón) estando dos noches primero, ir al delta del Mekong durmiendo en Cantho y regresar a Ho Chi Min estando una noche más y regreso a Barcelona, total 22 días.

La siguiente decisión fueron los vuelos, en este caso lo tenía bastante claro, ya que si habéis leído algún otro diario mío, sabréis que soy fan de la compañía Emirates y su A380 de dos pisos por lo cómodo que se viaja y ese plus de amplitud que tiene sus asientos aunque sea un poco más caro que otras compañías, así que elegimos el  vuelo de ida a Hanoi y regreso desde Ho Chi Min con Emirates, para vuestra información al final mi hijo no vino con nosotros a Vietnam y fue con sus amigos con la compañía Aeroflot rusa costándole los billetes de avión bastante más baratos que a nosotros, eso sí con unas esperas larguísimas entre vuelos en Moscú.

Lo siguiente, decidir como desplazarnos por Vietnam, Camboya y Laos, reservar hoteles, transporte, vuelos internos, etc., o si coger un viaje organizado que se adaptara a nuestra ruta, estuvimos mirando precios de ambas opciones, montándolo nosotros salía mejor de precio, pero quizás porque me hago mayor, pero me daba un poco de pereza cuadrar todo, la opción de viajar organizado tampoco es que me atrajera del todo, pues ya hemos hecho algunos y a veces depende con quien vas en el grupo,  están los que se retrasan siempre o los que solo quieren ir a tiendas, por lo que tampoco me resultaba demasiado atractiva la idea.

La solución la encontré en internet, localice una chica que habla español y organiza viajes a medida privados por el Sudeste asiático, se llama Victoria, me puse en contacto con ella ( victoria@asiahighlight-travel.com )  https://asiahighlighttravel.com/inicio/ ), la cual me propuso algunas opciones, de ahí que añadiéramos Ninhbinh, de días y precios. La verdad es que la diferencia de precio de un viaje organizado en bus o el privado es muy poco, unos 300€ por persona, con la comodidad que si no quieres hacer algo o quieres modificar cualquier cosa lo haces y ya está, por supuesto es más caro que haciéndolo por tu cuenta, pero incluyen todos los traslados, desayunos y comidas, algunas cenas y todas las entradas de lo que se visita, también varía dependiendo de lo grande que sea el grupo en nuestro caso al final éramos tres, ya que mi hijo, como he dicho, se fue por su cuenta con sus amigos, por ejemplo las furgonetas Ford Transit con las que nos trasladábamos eran de nueve plazas y solo íbamos tres, al igual que los barcos.

Es una opción cien por cien recomendable, los guías todos hablaban español, unos mejor que otros claro, nos explicaron multitud de cosas y la organización de todo fue excelente.

Pues ya que estaba todo organizado, solo nos quedaba hacer la maleta, con ropa cómoda, el antimosquitos, que no usamos, ya que no encontramos demasiados, alguna rebequita para la zona de Sapa y como era época de monzón el chubasquero, paraguas y las crocs que me fueron de miedo, pues a la que veía que iba a llover me las ponía y me despreocupaba de lo encharcado que estuviera el camino, porque cuando llueve, llueve a cantaros y te pones los pies empapados. Los enchufes nos llevamos adaptadores pero no nos hicieron falta pues todos los enchufes son combinados plano/redondo.

Hacer los visados de Vietnam que nos lo hizo Victoria y los otros se hacen en el aeropuerto, hay que llevar fotografías de carnet, pero si no tienes te las hacen allí mismo, previo pago claro.

Los hoteles que elegimos pondré los links al final de la entrada del blog.

Y vamos a  por el viaje :

Como no podía ser de otra manera, otra vez pillamos la huelga de taxis, este año elegí para salir el 26 de Julio, ya que el año pasado el 27 cuando salimos hicieron huelga los taxistas, pues nada, esta vez también huelga con los consiguientes nervios si bloquean o no el aeropuerto. Para asegurarnos salimos con bastante antelación.

A llegar al aeropuerto, ¡sorpresa!, el vuelo se retrasa dos horas, teníamos 3 horas para el transfer en Dubái y se nos quedaron en una sola hora, así que tocaba ir corriendo en Dubái para acceder a la otra terminal y coger la conexión a Hanói, por suerte llegamos a tiempo y no tuvimos problemas con el embarque.

Los vuelos duraron unas 6 horas y media cada uno aproximadamente, tiempo suficiente para ver tres o cuatro películas y dormir algún rato.

Una vez en Hanói, pasamos los controles de pasaportes sin problemas, al ser una entrada con estancia menor a 15 días no hizo falta el visado, recogimos la maleta y nos dirigimos a la otra terminal para coger el vuelo a Siem Reap, en los paneles nos marcaban un retraso de 40 minutos para nuestro siguiente vuelo, pues a esperar tocaba.

45037621331_69cda95be6_k
Aeropuerto Hanoi

Como teníamos tiempo de sobra comimos en el aeropuerto unos bocatas, que con el descontrol horario teníamos algo de hambre.

El vuelo a Siem Reap al final se retraso casi una hora así que llegamos a Camboya de noche, el aeropuerto es bastante pequeño, sin fingers, bajamos del avión por la escalera y enseguida notamos el calor tropical,  los edificios de aeropuerto tienen los bonitos tejados tradicionales.

Camboya

Una vez dentro del aeropuerto tuvimos que rellenar para el visado tres formularios, uno del visado en sí ,que hay que entregar junto una foto de carnet, otro de objetos a declarar y otro de donde debes poner la dirección de donde te vas a alojar, el precio del visado fue de 30 $.

Muy curioso el proceso del visado, hay exactamente 14 funcionarios todos alineados, vestidos de militar con galones varios, poniendo sellos, para revisar los visados, parece un tribunal.

Al salir del aeropuerto nos recogió el Sr. Sok nuestro guía de habla hispana, muy simpático y agradable.

Después de un Trayecto de media hora llegamos al hotel, ya eran las 10 de la noche, el hotel estaba situado a cinco minutos del centro en tuk tuk, muy bien decorado, con abundante vegetación tropical y una bonita piscina que ni probamos.

45037621341_1867641aa5_k
Saem Siem Reap Hotel

Día 28 de Julio:

Primer día en Camboya y empezamos con uno de los principales “top” del viaje la visita a los Templos de Angkor, que fue una de las principales capitales del Imperio Jemer, construidos por el Rey Jayavarman VII, conocido como el mejor rey de Angkor, la zona está repleta de templos, unos cien, incluido claro está el famosísimo Angkor Wat.

Nos levantamos sobre las 7h. para desayunar tranquilamente en el hotel, tampoco nos fue muy difícil ya que con el descontrol horario nos despertamos temprano.

44989539022_b39f1a9ebd_k

Teníamos contratada la excursión con el transporte privado, nuestro guía Sok nos recogió a las 8:30 con la Ford transit para empezar el recorrido, cruzamos la ciudad y empezamos a empaparnos de su forma de vida, casi todos con sus motocicletas que las usan para todo tipo de transporte, hay que ver la inventiva que tienen a la hora de transportar cualquier cosa por grande que sea con la motos.

Primera parada comprar los pases de acceso a la zona de templos, para ello hay que ir a la entrada principal que está a pocos kilómetros de Siem Reap, unos cinco o seis diría yo.

43226408240_460ebb37f5_z
elefantes en Angkor Thom

Para comprar las entradas habían muchísimas taquillas de venta, así que aunque haya mucha gente, el tiempo de espera es corto, el precio de la entrada fue de 37 dólares, que pago el guía, ya que iba incluido en el precio de la excursión, para imprimir el pase te hacen una foto con una webcam, importante no acercaros mucho a la cámara o si no os pasará como a mi amiga que le quedo cara de pez globo en el pase.

45037619821_7294b95ed6_k

Comenzamos la visita de La ciudad fortificada de Angkor Thom,  rodeada por un muro  de 8 metros de altura, con cinco puertas monumentales de 20 metros de altura, para acceder al recinto de Angkor Thom entramos por el acceso sur, cruzamos el foso sobre el puente de las esculturas, donde en un lado hay 54 estatuas de demonios y en el otro lado 54 estatuas de dioses a modo de barandilla, con su arco de veintitrés metros de altura custodiado por Erawan el elefante de tres cabezas esculpido en la piedra, era según dicen la montura del dios Indra.

44989540502_1087169cea_k
Entrada Sur a Angkor Thom

Una vez en el Templo Bayón, primera visita del día, mientras nos hacíamos la foto de su fachada reflejada en un charco, no asaltaron dos turistas chinas que querían hacerse una foto con nosotros, curiosos siempre estos turistas chinos, el templo es precioso con las caras gigantes esculpidas y sus fantásticos relieves, la visita fue bastante tranquila excepto cuando coincidíamos con algún grupo de los escandalosos chinos, hay que ver la que lían cuando están de turismo.

31164708318_1e9d2af852_k
Templo Bayón

A continuación visitamos el templo Baphuon, que está muy cerca del anterior,  donde se perfila el buda durmiendo en un lateral, realmente a este templo le dimos la vuelta alrededor porque el guía nos dijo que lo bonito de este templo son las vistas exteriores.

44989535712_597041f31f_z
templo Baphuon

Seguimos por el templo Phimeanakas, este templo sufrió varias transformaciones durante su historia, dicen data del siglo X, durante el reinado de Yasovarman I, lo transformaron en el palacio Real del monarca en el siglo XI hasta que a finales del siglo XVI fue abandonado por los Jemeres.

templo Phimeanakas
templo Phimeanakas

Llegamos a la terraza de los elefantes, una amplia explanada rodeada de un muro con relieves de miles de elefantes en su base, el uso principal de esta terraza era de escenario para las ceremonias reales, el rey se situaba en el centro y contemplaba la marcha militar de sus soldados victoriosos, mientras en sus terrazas sus concubinas bailaban.

terraza de los elefantes

Acabamos la visita de la zona y nos recogió nuestro conductor para ir al templo Ta Prohm o como todos lo llaman por allí el templo Tom Raider, ya que se rodó la primera película protagonizada por Angelina Jolie de la famosa exploradora,

Ta Prohm
Ta Prohm

En Ta Prohm ya solo al entrar alucinamos con la fuerza de la naturaleza devorando literalmente los templos con sus gigantescas raíces, es por un lado una desgracia que se destruyan estos maravillosos templos con la voraz selva, pero por otro lado es espectacular e impresionante la belleza de la imagen de los arboles estrujando los templos como si fueran de papel , las cámaras echaban humo porque miraras donde miraras había alguna raíz haciendo de las suyas.

Ta Prohm 2
Ta Prohm

Al terminar nos recogieron y comimos en la zona cercana a Angkor Wat, concretamente en el restaurante wooden house, donde nos hicieron un menú muy completo y exquisito, que aunque estaba incluido en el precio de la excursión, vi que tenía un precio de ocho dólares, muy recomendable.

Angkor restaurant
restaurante wooden house

Después de comer ya por la tarde visitamos el templo principal, el archifamoso Ankor Wat, el cual originalmente fue construido como un templo funerario para Suryavarman II en honor de Vishnu, es único, porque mira hacia el oeste, que simbólicamente representa la dirección de la muerte.

44989530122_e56ce1041e_k
Angkor Wat

Para cruzar el foso hay un puente bastante largo de piedra, pero estaba en restauración por lo que tenían habilitado un puente flotante, tal como íbamos acercándonos al templo el cielo empezó a oscurecer y justo cuando nos disponíamos a hacer la foto típica del templo reflejado en el agua, la gente empezó a correr y se nos acercaba rápidamente una cortina de agua, pudimos refugiarnos en una tienda cercana justo a tiempo para que cayera un buen chaparrón tropical, nos fue por los pelos, duró unos diez minutos pero si nos pilla de lleno nos hubiéramos quedado empapados.

Angkor Wat
Angkor Wat foso

Una vez paro de llover salió el sol tímidamente y pudimos continuar con la visita, por precaución me puse las crocs y el chubasquero a mano, el templo es una maravilla, aunque yo me lo imaginaba más grande la verdad, eso me pasa por ver demasiadas películas.  Hicimos la visita completa de la parte de abajo y después no pusimos en la cola para ver la parte de arriba, tras unos 20 minutos de espera subimos, una vez arriba pudimos contemplar toda la panorámica del templo y sus alrededores en mitad de la selva, es muy recomendable subir aún que de pereza las colas.

angkor wat torre
Vista Angkor Wat

Al bajar nos encontramos con un grupo de bailarinas camboyanas posando para las fotos, con sus preciosos trajes y diademas.

Angkor Wat bailarinas
Bailarinas Camboyanas

Ya satisfechos de la visita, la idea era ver la puesta de sol, pero el cielo se volvió a nublar, así que nos dirigimos hacia la furgo, por el camino íbamos haciendo fotos desde varios ángulos del templo, cruzamos el puente flotante y justo cuando estábamos a mitad del puente, nos pilló de lleno una tormenta, vimos como se acercaba  una cortina de agua y nos pusimos como patos, vaya manera de llover, suerte que nos dio tiempo de ponernos el chubasquero y como ya llevaba las crocs puestas no fue tan grave, pero los pies se nos quedaron inundados.

angkor wat mono
Saliendo de Angkor Wat

Al regresar a Siem Reap, pasamos con el coche a reservar en el restaurante espectáculo Kulet que nos recomendó Sok y directos al hotel a ducharnos y cambiarnos de ropa llegamos sobre  las 18h aproximadamente.

Cogimos un tuk tuk que nos costó 2 dólares para ir al restaurante, está relativamente cerca del hotel, la cena empezaba a las 19h, aunque llegamos un poco más tarde, menos mal que habíamos reservado, ya que estaba lleno.

restaurant Kulet
Restaurant Kulet

El espectáculo fue muy chulo, con muchos y variados bailes, con trajes típicos tradicionales y la comida correcta tipo como un wok de los nuestros.

kulet
Bailarinas Camboyanas

Al finalizar la cena fuimos a pasear por el “nigth market”, una zona con mucho ambiente, lleno de restaurantes, salas de masajes de pies, tuk tuks por todos los lados y algunos tenderetes con cucarachas y escorpiones para degustar.  La calle de la marcha se llama  Pub street con muchísima gente, bares musicales, coctelerías y cervecerías.

pub street
Pub Street

Para regresar cogimos un tuk tuk que en este caso nos cobró tres dólares, pero ya nos habían avisado que los que te pedían el hotel eran un poco más baratos.

A las 22h llegamos al hotel para por fin descansar.

Día 29 de Julio

Este día teníamos contratada la excursión también con Sok, así que después de desayunar, nos pasaron a recoger a las 8:30 y pusimos dirección a los templos de Prasat Pram.

Como comentario para quien quiera una solución más económica, mi hijo que hizo la ruta unas semanas después que nosotros de mochilero, hicieron las excusiones en tuk tuk, eso depende de lo que cada uno se quiera o pueda gastar y de la comodidad que desee.

vaca y arrozfamilia

La ruta, aunque no es muy lejos unos 120 kilometros, fue de tres horas aproximadamente, durante el recorrido fuimos cruzando poblaciones, miles de campos de arroz, de  plantaciones de pimienta, es un recorrido muy agradable e interesante, viendo como realmente viven los camboyanos.

Las carreteras son buenas pero llenas de motos y vehículos varios cargados hasta los topes.

pimienta
Campos de pimienta

Llegamos a Koh ker, en esta zona hay más de 96 templos, así que si alguien quiere visitarlos todos necesitaría una semana, empezamos por los templos de Prasat Pram y Prasat Chrap, cuando llegamos estábamos solos, que siempre se agradece, visitamos las edificaciones que están completamente atrapadas por las raíces, lo que hace que tengan un encanto muy especial, nos encontramos con varias vacas pastando a su alrededor sin que nadie las vigile y gracias a que era la temporada de lluvias todo estaba cubierto de un musgo de verde intenso dándole el toque de color a las fotografías.

Prasat Pram
Prasat Pram

Después paramos en el templo señorita negra, que era como una torre parecida a las anteriores pero más oscura, continuamos por el Templo Prasat Linga, que según nuestro guía es en honor al género masculino, ya que linga significa pene y tiene uno representado en centro del templo, aunque está bastante destruido.

Seguimos hacia el Templo grande o Prasat Thom, es una pirámide de 35 metros de altura, como un edificio de siete pisos, construida en el siglo X, con piedra arenisca, volcánica y ladrillo, realmente es sorprendente, hicimos toda la circunvalación de la pirámide y subimos hasta la parte más alta mediante unas escaleras de madera, en aquel momento caía un sol de justicia con bastante humedad en el ambiente, así que sudamos bien la camiseta como se suele decir. Desde arriba se tiene una vista estupenda de los alrededores selváticos y de las demás construcciones circundantes.

Koh Ker
Koh Ker

Como era la hora de comer lo hicimos en el restaurante Sreyleap Koh Ker Restaurant, que está justo en la explanada frente el aparcamiento de la pirámide, la comida es recién hecha y muy buena, mientras comíamos cayo una tormenta tropical, suerte que estamos refugiados en el restaurante.

Koh Ker lluvia
Lluvia en Koh Ker

Después de comer nos dirigimos hacia el Templo Beng Mealea, construido en la misma época que el de Angkor Wat, de piedra arenisca, este templo estuvo muchísimo tiempo sin acceso pero gracias a que se construyo una carretera nueva para acceder a Koh Ker ahora es de fácil acceso para poder visitarlo.

Una vez aparcamos a la derecha nos encontramos con el estanque de flor y a través de un amplio pasaje con las barandas de piedra en muy mal estado llegamos al templo.

Templo Beng Mealeaa
Templo Beng Mealea

Está en un estado deplorable, como casi no se ha restaurado, las raíces, matorrales y arbustos lo invaden todo, con la gran mayoría de muros caídos como si fuesen castillos de lego medio desmontados, visualmente es muy atractivo, repleto de musgo por todas partes y con arboles saliendo por todos los edificios, algunas raíces son de un diámetro como las sequoias gigantes de California, precioso por un lado pero triste por otro al faltarle tanta restauración, es lo que tiene dejar a la selva a sus anchas durante tanto siglos.

Terminadas las visitas, tocaba hacer la ruta de regreso a Siem Reap,  al llegar al hotel nos dimos una ducha rápida, llamamos un tuk tuk y nos fuimos al Ankor night market, que fue el primer mercado nocturno que se creó en Siem Reap. Está muy cerca de Pub Street, paseamos un rato por el mercado y comimos en una pizzería que está justo frente a la entrada del mercado.

Templo Beng Mealea5
Vacas en la salida del Templo Beng Mealea
Templo Beng Mealea4
Templo Beng Mealea
Templo Beng Mealea6
Templo Beng Mealea

0 el pueblo

Paseamos por Pub Street, observando las casas coloniales de origen francés, con sus preciosas balconadas a la calle, como habían muchas salas de masajes de pies entramos en una de ellas, para hacernos un masaje de pies, a ver qué tal no sentaba un poco de relax, la atendían con unos chavales muy simpáticos, nos fue de perlas el masaje y solo por 4 dólares.

Regresamos al hotel en tuk tuk que nos costó otra vez tres dólares, como el día anterior.

Día 30 de Julio

Ultimo día en Camboya, este dia tocaba visitar el lago de Tonle Sap. Después del desayuno nos recogieron a las 8:30 y pusimos rumbo al lago, el recorrido es de una hora aproximadamente, aunque está bastante cerca, como es costumbre en Camboya la carretera está muy transitada de motos, carros, bicicletas, etc., así que el ritmo es siempre bastante lento, a parte de las poblaciones que teníamos que ir cruzando.

Tonle Sap.jpg
Tonle Sap

Una vez en el lago Tonle Sap cogimos una barca a motor que nos paseo a través de la población de Kompong Phhluk, una visita interesantísima a mi parecer, en la navegación vimos como viven los aldeanos locales en unas casas construidas con troncos altísimos a modo de pilares, para que no les cubra el agua cuando sube mucho el nivel del lago, la gente mayor y niños subían con una agilidad asombrosa a sus casas con unas escaleras de troncos que debían tener una altura de 15 metros por lo menos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Visualmente es precioso, pero vivir allí tiene que ser bastante duro, sobre todo cuando se van haciendo mayores.

Kompong Phhluk4
Kompong Phhluk

Nuestro barco nos dejó en un embarcadero donde había un pequeño bar, para subirnos en una canoa de dos plazas, de una cooperativa de mujeres, dimos un paseo entre los manglares, en un paseo muy relajante y tranquilo, excepto cuando pasamos por unas compañeras de la barquera,  que nos vendieron unas bebidas e intentaron colarnos galletas, lápices y más cosas, en nuestro caso solo compramos bebida, pero nuestra amiga Rosa, le colaron de todo y le cobraron 30 dólares, hay que andarse con ojo en estos lugares que a la mínima que te despistas de cuelan el gol.

Kompong Phhluk5
Kompong Phhluk

Ya de regreso al coche, paramos en el primer poblado para repartir las libretas y lápices que había comprado nuestra amiga, que es lo que nos aconsejo el guía para que lo recibieran los niños de primera mano.

Tonle Sap 2
Tonle Sap

Nos dirigimos a Siem Reap, una vez allí comimos en el restaurante Queen Cuisine, que tienen un menú de comida tradicional Camboyana muy bueno y bien presentado, por menos de diez dólares.

44989505542_f6df894d24_z
restaurante Queen Cuisine

Después de comer fuimos a visitar un templo budista de Siem Reap, la fábrica artesanal de Senteurs d´Angkor, donde nos enseñaron como hacían la cajas de hoja de palmera, velas, perfumes, ungüentos, etc. y al acabar nos dirigimos  al aeropuerto para coger nuestro vuelo a Laos, con la compañía Vietnam Airlines VN930 que salía a las 16:55 h tuvo un pequeño retraso sin importancia, después de una hora de vuelo llegamos a Laos sobre la siete de la tarde.

Durante el aterrizaje pudimos admirar que Luan Prabang está situado entre grandes montañas de frondosa selva y atravesado por el caudaloso río Mekong.

Continúa en Laos …

links:

Victoria de Asia High Light Travel :

https://asiahighlighttravel.com/inicio/

info@asiahighlight-travel.com

Hotel : Saem Siemreap Hotel
Dirección: Krom 6, Phoum Sala Kanseng,
Sangkat Svay Dangkum, Siem Reap, Camboya
Tel: 855 63 763 711/

http://www.saemsiemreaphotel.com

3 comentarios en “3 Semanas en Indochina”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s